Por las vacaciones, crece negocio de cuevas con el “blue”

La baja reciente del dólar en la plaza oficial no fue copiada del todo por el “blue”, que se mantuvo elevado ampliando la brecha

 

Se reacomodó el mercado del dólar en Argentina. Y, para aquellos que buscan diferencias cambiarias entre el billete oficial y el paralelo, estos movimientos trajeron sorpresas positivas. Sucede que la baja reciente del dólar en la plaza oficial (después del overshooting de fin de 2017) no fue copiada del todo por el “blue”, que se mantuvo elevado ampliando la brecha entre ambas cotizaciones. En pleno verano y cuando hay operaciones que se hacen por el carril informal para irse de viaje o, en su defecto, pagar la tarjeta vendiendo “verdes” a un precio mucho más ventajoso, el “pasamanos” de un mercado a otro es una constante.

 

Veamos el siguiente ejemplo: el blue cerró ayer a $19,21 y $19,08 para la compra y venta respectivamente. La cotización que se compara con estos precios es la del billete en el circuito minorista. Según la encuesta que realiza el BCRA entre entidades, el billete quedó en $18,27 y $18,77 (compra y venta). Así, para aquellos que necesitan pagar la tarjeta de crédito por compras en el exterior les resulta mucho más redituable vender en el “blue” a $19,08 y no en el oficial. Así, ganan ochenta centavos por cada dólar que sueltan. Del otro lado del mostrador, no es tan desventajoso el cambio que las “cuevas” le cobran al cliente que tiene pesos no registrados y quiere hacerse de dólares para vacacionar. La brecha es de algo así como cuarenta centavos, la mitad de la diferencia que existe cuando se venden dólares en el informal versus las “amarretas” casas de cambio oficiales.

 

“Hay más actividad, obviamente. Quienes tienen que pagar sus consumos y ya tenían dólares comprados de antes, les resulta un buen negocio. Por consumos a pagar de US$ 2.000 por ejemplo, operando en el blue te ahorrás a precios de hoy más de $1.600. Que no es mucho pero al final es guita”, explicaban desde una financiera que abraza este tipo de operaciones por fuera de los controles estatales.

 

El dólar blue, si bien tuvo su apogeo durante el cepo de Cristina Fernández de Kirchner, no desapareció del todo a pesar de la libertad de compra que ejerció el Gobierno de Mauricio Macri. Cuentan en algunos bancos que son muy pocos los clientes que venden dólares en las entidades, si bien hay muchos que los compran ahí. “La cultura de la cueva sigue estando. La gente de clase media que opera con un banco ahorra en dólares en las entidades pero después esos billetes no vuelven por el mismo canal. Todos sabemos que los venden en el blue. Porque además no es tabú y desde la época de Cristina todos conocen a alguien que le hace mejor precio que el banco”, explicaba un gerente de una entidad privada.

 

Así las cosas, si bien en términos de volumen el mercado marginal ya no es lo que supo ser, sigue siendo una operatoria más que latente en la city. Y en plena época de viajes al exterior por las vacaciones, las financieras del microcentro que siguen operando “por lo bajo” con esta modalidad, cuentan que hay más operaciones y más caudal de negocios. “Nosotros lo mantuvimos porque nuestros clientes nos pidieron que sigamos. Además, hay operaciones que necesitan ser cursadas por esta vía. El negocio es mucho menor pero para una financiera que ofrezca una gama variada de servicios, operar en el blue te suma”, comentaban desde una “cueva” de la city que mantiene a flote esta operatoria.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *