La condena a Lula, una buena noticia para el Gobierno

25 de enero, 2018

Además de la suba del dólar, la delegación de Argentina en Davos siguió muy de cerca la resolución de la Justicia brasileña por el caso Lula. La decisión de ratificar la condena cayó muy bien en Davos. Y también en Buenos Aires, lógicamente.

 

¿El motivo? Brasil es el principal socio comercial de Argentina y se espera que su crecimiento de 3% en 2018 sea una poderosa tracción para la industria criolla. Con un Lula amenazando con volver, creen, esa recuperación podría frenarse en un momento en que Argentina necesita ese empujón exportador.

 

Además, si Lula vuelve, se podría caer el acuerdo UE-Mercosur que el Gobierno está con ganas de firmar. Y con confianza. A tal punto, una importante fuente del Gobierno dijo ante El Economista que “el acuerdo se va a firmar antes de que suba el nuevo Presidente de Brasil”.

 

Hoy, con un Lula más complicado, crecen las chances de un candidato más market-friendly que consolide ese rebote y, además, avance y fortalezca las reformas estructurales. El gran candidato para eso, una percepción que comparte el establishment en Brasil, es el propio Henrique Meirelles, hoy ministro de Hacienda, que aún no definió qué hacer electoralmente y cuya potencia en las urnas es un misterio. “Sino será el gobernador de San Pablo”, dijeron a El Economista desde Casa Rosada en referencia a Geraldo Alckim, casi dando por descartado un regreso de un Lula que, tal quedó demostrado ayer, va a dar pelea y no se quedará con los brazos cruzados.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *