La actividad económica lleva dos meses estancada

Uno de los motivos centrales detrás de la presión por la baja de tasas de interés

La economía cayó 2,7% interanual en julio y sumó su cuarta baja en fila

 

En su último EMAE, el Indec corrigió la medición de lo que fue la actividad en 2016 y 2017 y dejó un par de conclusiones. Primero, la recuperación de la actividad fue un poco menor de lo que se pensaba hasta hacía poco y, segundo, que en los últimos dos meses medidos se registra un estancamiento que alcanza a generar algunas preocupaciones. No casualmente en el Gobierno están tan ansiosos con bajar las tasas de interés para estimular la economía.

 

En el EMAE publicado en noviembre se había observado que la economía ya había logrado superar, en septiembre (se publican los datos con dos meses de rezago), el pico de junio de 2015. Pero el EMAE publicado en diciembre, con los datos de octubre, mostró la corrección que daba cuenta de que, en realidad, aún no se logró superar ese pico. La economía seguía (hasta octubre) del lado de adentro del pozo. Y, como alertaban varios analistas por allí entonces, una vez alcanzado el pico cabe esperar que cada punto de crecimiento pase a costar muchísimo más: ya no se trata de recuperar lo perdido sino de generar más producción.

 

Estancamiento

 

Lo que sí logró la economía durante 2017, y con bastante margen, fue recuperar lo perdido durante 2016. Lo destacó un informe del IARAF difundido ayer. La recuperación comienza en julio del aquel año y, con la corrección del último EMAE, se observa que entre noviembre y febrero se creció bastante menos de lo esperado, que entre marzo y agosto la recuperación fue superior a lo previsto y que septiembre fue un mes bastante peor a lo calculado. Desde el IARAF arribaron a algunas conclusiones: “En la publicación del EMAE de diciembre se corrigió casi la totalidad de las cifras mensuales del indicador. Antes de la corrección, la actual recuperación económica se mostraba como la más sostenida de los últimos 6 años. En conclusión, la recalibración muestra un relativo estancamiento de la actividad económica a partir de agosto”.

 

 

Y continúa: “Al agregar el nuevo dato de octubre (que arroja una caída de 0,02% respecto al mes anterior en términos desestacionalizados, si se toma el promedio móvil de los últimos tres meses) se observa que en los últimos 2 meses disponibles el crecimiento de actividad es nulo, comportamiento distinto al que mostraban los datos del EMAE de noviembre, reflejando el estancamiento de la actual recuperación”.

 

Menos de lo pensado

 

Ese es el fenómeno principal: la recuperación que se venía registrando parecería estar encontrando un freno al observar el promedio móvil trimestral. El otro fenómeno es que esa recuperación fue, en el total, desde que arrancó a mediados del 2016, menor a lo que se venía calculando. Detalla el informe del IARAF, a partir del último EMAE: “Con estos números, desde el inicio de la actual recuperación en julio de 2016, la actividad acumuló 4,28% de crecimiento (ajuste a la baja). Además, en términos acumulados hasta el mes de septiembre, durante 2017 se registró un crecimiento de 2,5% respecto al acumulado de igual periodo del año anterior”. Eso es: entre julio y septiembre la actividad mejoró 0,25 puntos menos que lo que se creía con los EMAE previos porque se calculaba un crecimiento de 4,53%.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *