Las mesas de dinero dan por terminada la suba del dólar

Hubo una mejora de la competitividad cambiaria que puede mantenerse por un tiempo, explican los analistas económicos

 

El dólar, que tuvo una semana pasada turbulenta, cerró el viernes pasado mucho más estable de lo que se pensaba. El billete quedó estacionado en los mismos valores del jueves y, para los especialistas, esto habla de que la cotización llegó a un equilibrio de corto plazo. “Veníamos pensando que $ 20 era el techo, y así fue. A la aparición de los bancos públicos se le sumó oferta genuina. Al no haber noticias relevantes esta semana, es probable que el mercado se vaya estabilizando”, indicaron desde un banco privado.

 

¿Cómo quedó el mercado? Aquí se reproducen unos highlights que lanzaron a sus clientes desde una de las mesas de dinero más respetadas de la city porteña:

 

  • Si bien es cierto que en el peor momento de la disparada del dólar hubo venta de bancos públicos, nunca llegaron a superar los US$ 100 millones como se dijo. -¿De dónde salen los recursos que vendieron? De cualquier otro lado menos del BCRA. Por eso no convalidamos que se hable de intervención oficial-.

 

  • Es cierto que la Anses viene vendiendo dólares. Pero lo hace semanas, desde que empezó la suba del billete. Pero eso se explica porque tienen que fondear de alguna manera las líneas de crédito y lo más barato es vendiendo los dólares que tienen. El jueves y el viernes, sin embargo, pararon”.

 

“¿Por qué entonces se frenó la suba del dólar? Porque el mundo no para de apreciarse contra el dólar. Es una locura que Argentina vaya a contramano. Eso le pone un techo implícito al tipo de cambio mientras sigue así”.

 

“¿Y quién te provee de los dólares entonces? Los inversores de afuera que están vendiendo a mansalva desde el jueves para volver a hacer el carrytrade”.

 

Para los especialistas, esto habla de que la cotización llegó a un equilibrio de corto plazo

 

Así las cosas, el viernes el dólar minorista mostró un precio promedio de $ 19,85 para la venta, es decir, prácticamente el mismo valor que el cierre anterior. El mercado de dólar mayorista la última rueda de la semana pasada tuvo sus incógnitas. Global Agro Brokers dijo que el spot abrió ligeramente ofrecido con ventas agresivas de algunos bancos privados y liquidaciones de exportadores más elevadas en torno a los US$ 80 millones. Sin embargo, desde la media rueda un puñado de bancos privados pagaron la divisa que al quedarse sin offer por falta de liquidez en los últimos minutos forzó a bancos oficiales a ingresar órdenes de venta por unos US$ 10 millones que dejaron el mercado apenas 1 centavo por sobre el cierre previo hasta $ 19,57. Los futuros se negociaron ligeramente ofrecidos durante toda la rueda del viernes en mayor medida que el spot, al recortar las tasas implícitas en el tramo corto que se desplomaron sobre el final en torno a 200 puntos, mientras el resto de la curva tuvo caídas moderadas.

 

Mejora (relativa) de la competitvidad cambiaria

 

La devaluación impulsada por la baja de tasas del Banco Central mejoró la competitividad del peso. Así, el tipo de cambio se depreció en una semana en donde las variables macro-financieras globales se observaron relativamente positivas: real se apreció 1,1% a 3,15 reales, el peso chileno 1,3% a 600 pesos, el peso colombiano 1,4% a 2800 pesos y la tasa de 10 años de Estados Unidos observó una leve baja a 2,63%. “En la semana el tipo de cambio oficial subió 50 centavos y acumula así una suba de prácticamente 1 peso desde el anuncio del cambio de metas”, dice Elypsis.

 

En el mercado calculan que la mejora contra el real, el principal socio comercial del país, está en el orden del 15%. Esto significa que el país capta la mejora de competitividad siempre y cuando esta suba del dólar no haga mella en la inflación y termine erosionando ese efecto positivo.

 

Desde Quantum Finanzas indicaron que el tipo de cambio en Argentina se mueve a contramano del mundo y la región. Consignan que desde mediados del mes pasado el tipo de cambio se depreció 7% en términos nominales. “Hacia fin de mes ese movimiento se aceleró por los cambios de política del BCRA en complemento con los anuncios económicos previos a fin de año. En este contexto volvió a ponerse el foco sobre el tipo de cambio, su volatilidad y nivel”, señalan.

 

Durante los últimos doce meses, Quantum dice que hubo una apreciación real (no nominal) del peso durante los primeros once y, luego, la depreciación en momentos en que el dólar perdía valor contra casi todas las monedas del mundo. Incluso, la caída del dólar en el mundo se da en un momento en que la tasa de interés en Estados Unidos comienza a estar con mayores indicaciones al alza. En Argentina, en cambio, los movimientos cambiarios -según la consultora de Daniel Marx- parecen estar asociados más en “sincronía con las reducciones de una previa y extraordinariamente alta tasa de interés de política para los pesos”. A esto se le sumó la percepción de mucho aflojamiento al coincidir con la suba de presiones inflacionarias locales.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *