Cambio, tarifas, gatillos y paritarias complican al IPC

En FyE Consult prevén una inflación interanual en diciembre de 22,7% (otra vez 8 puntos por encima de la meta del BCRA)

 

Las decisiones en torno al BCRA de los últimos 30 días (ayer se cumplió un mes desde el cambio de metas) pusieron en duda la continuidad de una desinflación, tras la fuerte desaceleración que se experimento en 2017, con un IPC interanual en diciembre de 24,8%, contra el 41% que había dado diciembre de 2016. Desde FyE Consult, con un escenario de dólar, expectativas y tarifas complicado, junto con unas paritarias que agregarán lo suyo, prevén una interanual en diciembre de 22,7%. Si se diera, otra vez el BCRA quedaría casi 8 puntos sobre la meta.

 

En su último informe, la consultora dirigida por Hernán Hirsch, detalló el panorama que prevé: “En 2018, con paritarias cerrando en torno al 23% (menores al 25,2% de 2017), ajuste de tarifas y precios regulados de 27% (menor al 38,7% de 2017), un dólar subiendo 20% (mayor al 11,9% de 2017) y expectativas de inflación en niveles de 25% (29,1% según UTDT en 2017), nuestros modelos nos indican que la tasa de inflación se estará ubicando en niveles del 22,7% en 2018”.

 

 

Las paritarias

 

Uno de los puntos clave que observa Hirsch es el de las paritarias que se vienen. Uno de los tres factores que condicionan y mucho la dinámica inflacionaria (junto al tipo de cambio y las tarifas de regulados). Al respecto, pone como ejemplo testigo el caso de la paritaria del sector comercio, que por cláusula gatillo implicó una suba de 6% (por la inflación pasada) y que incluyó un ofrecimiento,  para el 2018, de incremento salarial de 15%. Es decir que, como piso se tratará de una mejora salarial de 21%.

 

Concluye para todas las paritarias y gatillos que se vienen: “Los aumentos salariales tendrán un componente de inflación pasada en torno al 4,5% y un componente de inflación futura que sería como mínimo del 15%, si el Gobierno lograra imponer la meta inflacionaria para 2018 en las negociaciones salariales que están arrancando”.
Y agregó: “Naturalmente, si éste componente de inflación futura del 15% que quiere imponer el Gobierno, que depende de las expectativas de inflación futura de las familias y empresas, no es creíble, la presión inflacionaria de costos salariales para el 2018 será mayor al 19-20% y esto le impondrá un piso más elevado a la tasa de inflación del año”.

 

Marco inflacionario

 

Al panorama inflacionario esperado se le suma la dinámica del dólar, que se viene mostrando al alza y los incrementos tarifarios que ya se vislumbran en el horizonte de corto plazo. “Las decisiones del Gobierno de disponer un ajuste de tarifas y precios regulados de alrededor del 27%, según nuestras estimaciones (21,8% es la estimación del BCRA, que casi no prevé subas en el segundo semestre de 2018) y de convalidar un deslizamiento cambiario al disponer una reducción de la tasa de interés (el dólar acumula una suba del 12% lo que va del año, que es más del 100% anualizado) debilitan las anclas o referencias inflacionarias existentes”, detalló el informe respecto al contexto que justificaría una inflación nuevamente por encima del piso inercial de 20% que viene mostrando la inflación en la última decada.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *