Apuesta global de Shell por el shale

Ben van Beurden, CEO de la petrolera, ponderó la importancia de Argentina en la estrategia no convencional de la empresa

 

La apuesta de la petrolera anglo británica Royal Dutch Shell para los próximos diez años a escala global va a estar puesta en la producción no convencional (shale oil y el shale gas) y Argentina va a jugar un papel relevante. Así lo explicó en una entrevista con el diario Financial Times nada menos que Ben van Beurden, CEO de la petrolera.

 

Van Beurden le dijo al Financial Times que los negocios de la industria química, la electricidad, y los biocombustibles serán claves para Shell en el largo plazo, pero que está convencido que el crecimiento de la petrolera pasará por el negocio de la producción de petróleo y gas, sobre todo focalizado en la actividad de sus reservas de  shale en Estados Unidos, Canadá y Argentina.

 

Y dependiendo de la evolución de los precios internacionales del petróleo hasta el 2020 dijo que la compañía podría invertir más en shale “porque haríamos crecer este negocio  más rápidamente”.

 

Shell tuvo bastantes dificultades con el shale en el pasado, sobre todo  en Estados Unidos y Canadá. Pero el CEO de Shell cree que han aprendido la lección y mejorado la performance del negocio para permitirle a la compañía expandirse en el negocio y buscar rentabilidad.

 

La estrategia de Shell se alinea con la de otras petroleras como ExxonMobil y Chevron, las dos principales compañías de los Estados Unidos que han decidido buscar reservas de shale  como su principal fuente durante los próximos cinco años.

 

Según Van Beurden, los menores costos para el no convencional y la recuperación de los precios del petróleo implican que “veremos un gran crecimiento” hacia los proyectos de shale oil y shale gas.

 

Rol clave

 

Y en ese sentido, Argentina juega un rol clave para Shell ya que es uno de los únicos cuatro países donde desarrolla recursos no convencionales de los más de cien en los que opera. Pero además, Vaca Muerta es una de las formaciones más importantes para la compañía en el no convencional en el mundo, además de Canadá y Estados Unidos.

 

Vaca Muerta es una roca de condiciones geológicas excepcionales, equiparables o incluso superiores a las mejores áreas de Estados Unidos y Canadá. Su superficie es mayor a la de Permian, en Texas, pero con un espesor mucho mayor a la gran mayoría de los convencionales.

 

En la actualidad, Shell Argentina está presente en siete bloques en Vaca Muerta, cinco de ellos operados por la petrolera: Sierras Blancas (SB) Cruz de Lorena (CdL) Águila Mora (AM) Coirón Amargo Suroeste (CASO), Bajada de Añelo (BdA, con Pluspetrol), Rincón La Ceniza (con YPF),  y La Escalonada (con GyP y Total, y operada por la petrolera francesa).

 

En total, Shell ya perforó más de 20 pozos no convencionales. Algunos de ellos, se encuentran entre los mejores de la cuenca y la producción actual es de 3.500 barriles de petróleo diarios promedio.

 

Además, Shell Argentina anunció en 2017 un plan de inversión de por al menos US$ 1.200 millones para los próximos cuatro años, focalizados centralmente en Vaca Muerta.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *