Anuncio de Macri: gesto político y mensaje interno

El ajuste de cargos políticos con congelamiento de salarios y la prohibición para familiares directos de ministros de tener cargos en el Ejecutivo tiene una doble búsqueda

 

Hacia afuera y hacia adentro. En esas direcciones parece apuntar el anuncio del presidente Mauricio Macri, ayer, en el Salón Blanco de la Casa Rosada. “Vamos a reducir uno de cada cuatro cargos políticos del Poder Ejecutivo nacional. Este año los funcionarios no tendrán un aumento de sueldo. Y a partir de ahora, los familiares de los ministros no van a poder ser parte del Gobierno”, señaló el mandatario en el breve acto en el que presentó “el ajuste en la estructura del Estado”, como fue presentado.

 

Luego de su gira por Europa, Macri pretendió dar un golpe de efecto. El diciembre caliente pasado dejó la reforma previsional aprobada, pero también una caída en la imagen de su gobierno y en la suya. Que tuvo su remezón, también, en el escándalo del ministro Triaca con su trabajdora doméstica, designada en un sindicato intervenido y ella misma empleada de manera informal. El anuncio, entonces, se presentó como “gesto político” y como demostración de que los sacrificios deben ser compartidos.

 

De todos modos, la medida tiene escaso impacto real. Como señaló ayer El Eonomista, el actual organigrama tiene 21 ministerios, 88 secretarías, 208 subsecretarías, 647 direcciones nacionales y generales, y 120 organismos descentralizados. Según un informe de la usina liberal Libertad y Progreso, un 25% más que en 2015, a pesar de la interrupción de numerosos contratos y el desmantelamiento de algunas áreas. Conclusiones parecidas a las que obtuvo el Observatorio de Elites de la Universidad General de San Martín.

 

Las denuncias de nepotismo, por otra parte, también hicieron mella. Son numerosos los funcionarios de primera línea que tienen varios familiares en la función pública. El propio Triaca encabezaba el ránking. Ayer, por caso, tras el anuncio del Presidente, Mariana Triaca, una de las hermanas del ministro con cargo, renunció al directorio del Banco Nación.

 

Cerca de Macri consideran que, con estas críticas, se perdía crecientemente impacto una de las promesas de la gestión de Cambiemos. “Durante mucho tiempo los que debían entender el poder como un servicio estaban más preocupados en beneficiarse a sí mismos que por cuidarnos. Una política en que el clientelismo, la corrupción, la irresponsabilidad fueron moneda corriente”, subrayó el mandatario en un tramo de su discurso. Triaca, precisamente, fue uno de los funcionarios ausentes. Respaldado por Macri más tarde, con elogios, sigue siendo observado.

 

A raíz de la decisión, ningún ministro podrá tener familiares, hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad (padres, hijos, hermanos, abuelos y nietos) designado o contratado en dependencias de la administración pública nacional, organismos descentralizados o desconcentrados, como tampoco en empresas públicas. “Sé que con esta medida vamos a perder colaboradores muy valiosos y eso me da mucha pena pero siempre dijimos que queríamos un país más transparente. Espero que este ejemplo sea seguido por la política argentina”, señaló Macri al respecto.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *