La meta de inflación de 2018 subió a 15%



En la conferencia de prensa junto a Marcos Peña, Federico Sturzenegger y Luis Caputo, el ministro de Haceinda, Nicolás Dujovne, anunció que las metas inflacionarias fueron recalibradas a 15% para 2018, 10% para 2019 y 5% para 2020.

 

“Esas metas son consistentes con el resto del programa macroeconómico y simplemente implican retrasar un año -de 2019 a 2020- el objetivo de alcanzar un nivel de inflación del 5%”, explicó.

 

 

Además, señaló que las metas fiscales de reducción de déficit primario fueron fijadas en 3,2% para 2018, 2,2% para 2019 y 1,2% para 2020.

 

Respecto del financiamiento monetario del déficit fiscal (transferencias del BCRA hacia el Tesoro) habrá una reducción significativa, con una meta de $140.000 millones en 2018 y de $70.000 millones en 2019. Así, las transferencias del BCRA pasarán de 4,4% del PIB en 2015 a 1,1% en 2018 y 0,5% en 2019.

 

“Ratificamos nuestro compromiso antiinflacionario, y cuando estamos corriendo los objetivos un año, simplemente tomamos nota de que hoy tenemos más información que la que disponíamos en enero de 2016 pero redoblamos los esfuerzos para alcanzar las metas planeadas”, puntualizó.

 

Dujovne sostuvo que “el esfuerzo fiscal que hemos hecho en 2017 es importante” y señaló que “el gasto de la administración pública nacional ha bajado 1,1 punto del PIB”.

Te puede interesar:  La CGT le pidió más respaldo al FMI para llegar a un acuerdo con los acreedores

 

Dijo que ese hecho “no se había verificado en esta magnitud nunca en Argentina excepto en situaciones de crisis, con licuaciones y con inflación, pero no había ocurrido en un año en que la economía creciera y bajando la inflación”.

 

Del mismo modo apuntó que esa reducción del gasto “nos ha permitido también bajar la presión tributaria, que en la Argentina se sitúa hoy en el 30,4%, comparado con el 32% en el 2015”.

 

Afirmó que con “este escenario macroeconómico, la situación fiscal, una deuda pública que es sostenible, con un país que es solvente, cumpliendo sus metas de inflación, embarcado con mucha responsabilidad en su política antiinflacionaria, Argentina va a crecer 3,5% por lo menos durante los próximos años”.

 

“Y eso es crucial para cumplir con el objetivo que se ha planteado este gobierno de bajar la pobreza”, enfatizó.

 

En tanto, Caputo destacó que en materia de financiamiento “hoy estamos pudiendo llevar este camino gradual hacia el equilibrio porque hemos logrado reducir nuestra tasa de manera sustancial y abrupta”.

Te puede interesar:  La AFIP conformó una mesa de trabajo con Industriales Pymes

 

“Hoy nos estamos financiándonos a las tasas más bajas de nuestra historia, incluso si la comparamos con las de los años ‘90, cuando la Argentina lo hacía a niveles de 11% o 12 y medio”, señaló.

 

“Y ni contar en la década pasada cuando hemos llegado a pagarle 15% a Venezuela”, recordó.

 

Dijo que el Gobierno buscará “ir aumentando cada vez más el nivel de financiamiento en el mercado interno y en lo posible en moneda nacional para ir reduciendo la dependencia externa”.

 

Sturzenegger sostuvo que el proceso económico que está atravesando el país  “muestra un proceso de desinflación acelerado y sostenido” que “en algunos momentos opera más rápido y en otros más despacio, pero la dirección es totalmente incuestionable e incontrastable”.

 

“Esto quiere decir que a partir de 2020 la inflación deja de ser una fuente de financiamiento para el Gobierno en Argentina”, resaltó.

 

El titular del BCRA dijo, además, que respecto del tipo de cambio relativo a los precios, “hoy Argentina está 23% más competitivo que previo a la salida del cepo”.



Lee también: