“Hay mucha tecnología para agregar a las finanzas”

16 de agosto, 2017

 

Entrevista a Sebastián Cadenas CEO de Increase Card

 

Manejar la información de liquidación de las tarjetas, como los plazos de acreditación y los cargos, es uno de los grandes temas que enfrentan hoy los comercios en su operatoria comercial. Para solucionar esto, la fintech Increase Card les provee una plataforma que permite llevar un control preciso de estas cuestiones, como contó a El Economista Sebastián Cadenas, CEO de la empresa.

 

¿Cómo desarrollaron el producto?

Habíamos encontrado el problema de que los comercios no sabían cuándo las tarjetas les tenían que pagar y qué descuentos les hacían. Primero pensamos que sólo era un problema de las empresas chicas que no tenían la tecnología o el conocimiento adecuado, pero luego vimos que el problema afectaba a todos los que reciben pagos con tarjeta. Entonces, nos dimos cuenta que una de las primeras cuestiones a resolver para las negocios era tener una previsión del flujo de caja y después que todo todo estuviera en un mismo lenguaje (ya que hoy, por ejemplo, American Express entrega la información muy diferente que Visa).

 

¿Cuánto les llevó desarrollar Increase Card?

Nos llevó un año y medio. Hace un poco más de dos años que estamos comercializando el producto y hoy hay un poco más de 10.000 comercios que están adheridos. El 80% son pymes y en el 20% restante está Latam y quizás próximamente se sumen Farmacity y Despegar.

 

¿Cómo funciona el sistema?

Le permite al comercio llevar un control detallado de los ingresos con tarjeta de su cuenta: lo que vendieron, cuándo lo van a cobrar, cuánto le descontaron (hay retenciones, percepciones, contracargos, promociones bancarias, además del arancel), etc. Cuando alguien compra algo en un local, las tarjetas tardan hasta treinta días en pagarle al comercio, que necesita conocer el flujo de caja disponible para tomar determinadas decisiones, como si pagarle o no a un proveedor.

 

¿Pero qué pasaba con la información que recibían los comercios hasta ahora?

Estaba tan desorganizada y era tan compleja de leer para poder tomar decisiones que prácticamente no se podía acceder bien a ella. Por eso, nosotros les decimos a los comercios con un link cuánto (con precisión de centavos) van a recibir en una determinada fecha. Era tal el desorden que había desde cargos mal calculados (como promociones o retenciones) hasta otros que se contradecían.

 

¿Qué perspectivas tiene el sector fintech?

Es muy prometedor el desarrollo de servicios para el sector financiero, desde préstamos, aplicaciones digitales para control de gastos, etcétera. Hay mucha tecnología para agregar a todos los servicios financieros que se te ocurran. El desafío grande es cómo resolver problemas reales, de la vida diaria: por ejemplo, ya hay como una especie de anillo que al apoyarlo permite hacer pagos. Pero el tema será también que aumente la bancarización y la educación financiera.

 

¿Sirve el apoyo que le está dando el BCRA a las fintech?

Es muy alentador todo lo que esta haciendo, desde la mesa de innovación que se propuso el año pasado y las mesas de trabajo que se están haciendo con tres temas que quiere abarcar la entidad: medios de pago, crédito alternativo y tecnología (como el on boarding, para compatibilizar distintos sistemas financieros). Se espera además que en algún momento se establecerán regulaciones, como las que ya vienen saliendo para los PEI (Pago Electrónico Inmediato) o el Debin (Débito Inmediato).

 

¿Y los bancos que postura tienen con el sector fintech?

Nosotros estamos trabajando hoy con tres bancos que comercializan nuestro producto y en uno nos estamos integrando. El beneficio está en que las dos partes puedan trabajar en conjunto: que el banco se dé cuenta de la capacidad tecnológica de la fintech y que la fintech se dé cuenta de la capacidad financiera y de distribución de los bancos. Hay algunos bancos muy abiertos a colaborar, pero con otros nos hemos reunido muchas veces y nunca salió nada. Hay también bancos que tienen sus fintech, pero la autorización del BCRA con esto no tiene más de tres meses.

Dejá un comentario




Dejá un comentario