Millennials impulsan la “economía de la personalización”

22 de febrero, 2017

 

“Durante la industrialización, las empresas creaban artículos estándar cuya función se limitaba a satisfacer las necesidades básicas –usualmente funcionales– que impulsaban la compra del consumidor. La mayoría de los productos eran estandarizados y para obtener uno personalizado centrado en el usuario se debía pagar una extravagante suma de dinero”, sostiene un interesante paper elaborado por LG Electronics. Durante décadas, ese modelo se mantuvo prácticamente inalterado.

 

Pero el advenimiento de los millennials, el grupo etario más numeroso en la mayoría de las economías desarrolladas y el más exigente en términos de consumo que se haya visto, supone un notable cambio de paradigma que modifica la manera en la que opera la oferta y la demanda.

 

Según Forbes, los millennials que exigen personalización y esperan que la empresa se adecue a sus preferencias representan el 30% de la población en América Latina y podrían llegar a alcanzar el 75% de la fuerza laboral del mundo en 2025. Suelen compartir su cultura y experiencia de compra con toda su comunidad virtual y, por ende, satisfacer las necesidades de estos jóvenes consumidores significa lograr visibilidad en un público potencial mucho más amplio. Según Forbes, son mucho más críticos, exigentes y volátiles: 86% declara que dejaría de hacer negocios con una empresa debido a una mala experiencia como cliente. “Ahora, y más que nunca, las empresas y los consumidores están interrelacionados y dependendientes entre sí”, dice el paper de LG Electronics.

 

Por eso, las empresas invitan al público a crear sus propios productos según sus necesidades y preferencias, generando así una nueva interacción marca-cliente.

 

Los celulares

 

Un claro ejemplo son los celulares, que anteriormente eran elaborados de manera estándar. La necesidad de innovación de las compañías, el surgimiento de la tecnología inteligente y la creciente demanda por estos dispositivos dieron lugar al surgimiento de los smartphones y sus casi infinitas funciones. Todas esas posibilidades que brindan actualmente tienen una sola cosa en común: acompañar al comprador en la personalización del producto de manera de que se convierta en un reflejo de su expresión personal.

 

Según Google Consumer Barometer, el 90% de los adultos argentinos utilizan celulares y 67% son smartphones. Los resultados muestran un crecimiento interanual del 16% contra 2015 y 34% con 2014. “Se puede deducir, entonces, que cuantas más opciones de personalización ofrecen los productos con el objetivo de aumentar su uso, mayor es su volumen de demanda año tras año”, dicen desde LG Electronics.

 

LG Electronics ha vislumbrado esta tendencia hace ya muchos años. En 2016, la empresa fue elegida por Business Insider como una de las 20 compañías más relevantes para millennials. “Parte del éxito tiene que ver con entender las nuevas reglas del juego: en 2016 LG sorprendió a la industria y a los consumidores presentando su primer teléfono completamente modular en Argentina: el LG G5”, dicen desde la compañía. “Fue muy bien recibido por la crítica y los consumidores. El LG G5 mantiene todas las cualidades de un smartphone de alta gama en cuento a su rendimiento, pero viene acompañado de una serie de ‘amigos’ o módulos que se pueden sumar al dispositivo según la preferencia del usuario”, explican.

 

Juan Pedro Andrade, head of marketing de LG Electronics Argentina, afirma que “el diseño y la tecnología modular tienen un potencial increíble a nivel mundial: son cada vez más los usuarios que buscan dispositivos más intuitivos y flexibles que le permiten adaptabilidad en base a sus requerimientos respetando el concepto de individualidad”.

 

La tecnología inteligente es uno de los pilares más importantes que posibilitó la nueva era de la personalización de productos. Las redes y los reviews en la web han fortalecido la relación entre consumidores y empresas, ya que los primeros cuentan hoy con múltiples maneras de ser escuchados y guiar a los segundos en la producción y diseño de productos.

 

La personalización, además, ayuda a las empresas a obtener información y ajustar los productos para mantenerse un paso por delante de la competencia. Para tener éxito, hay cinco reglas de oro.

 

1

Conocer lo que quieren. Todas las compañías deben ser lo más claras posibles sobre la estrategia de valor que quieren alcanzar tras sus esfuerzos de personalización.

 

2

Identificar el grado de personalización que realmente necesitan ofrecer. Algunas marcas permiten a los usuarios diseñar sus productos únicos para ser entregados a medida mientras que otras ofrecen opciones de personalización menores o establecen posibilidades dentro de un rango de opciones.

 

3

Hacerlo fácil. Organizaciones exitosas ofrecen a los clientes una forma simple y sencilla de diseño de sus productos como un punto de partida. Si el proceso es difícil o poco atractivo, se podría disminuir drásticamente la cantidad de compradores potenciales.

 

4

Permitirle al público que lo comparta. Luego del diseño de los productos, los usuarios quieren compartir sus creaciones con sus conocidos. Este es un aspecto social que favorece la fidelización del cliente y aumenta la cantidad de compradores potenciales.

 

5

Mejorar la experiencia del cliente, y no decepcionar. Los ganadores serán los que conocen sus objetivos, entienden cuánta personalización realmente necesitan, mantienen las cosas simples y crean un modelo repetible para deleitar a los clientes una y otra vez.

 

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *