Inicio » Finanzas » “Resta mucho por hacer en inclusión financiera”

“Resta mucho por hacer en inclusión financiera”

23 de enero, 2017

 

Entrevista a Ignacio E. Carballo, economista

 

Pese a que Argentina está muy por debajo en varios rankings mundiales de inclusión financiera, según el especialista en el tema Ignacio E. Carballo, este año será muy prometedor para el país en ese sentido.

 

¿Cuál es la situación actual de la inclusión financiera en Argentina?

La situación es muy prometedora tanto por las medidas que se han impulsado durante 2016 como también por algunos hitos que habrá durante este año 2017. Entre ellos, el FOROMIC, el evento más grande en inclusión financiera de Latinoamérica, y el lanzamiento del curso de posgrado en Inclusión Financiera de la UCA. Esto último pone al tópico en el ámbito académico, ya que hoy sólo se toca de modo tangencial en alguna que otra asignatura de manera desarticulada. En términos de señales se espera entonces que este sea un año clave, que podría incluso materializarse con una estrategia nacional de inclusión financiera.

 

¿Que falta por hacer?

Todavía resta mucho por hacer. Entre los que ya están adentro del sistema financiero comercial y formal, 8 de cada 10 empleados en bajo relación de dependencia retiran todo su sueldo apenas lo cobran. Esto indica que van a ser necesarias herramientas de inclusión financiera en términos de fomento hacia dentro del sector formal. En este sentido, también se torna necesario tener un sistema financiero no sólo profundo sino también fluido, con más y mejor digitalización financiera. Desde los informales, América Latina es una región con una alta tasa de informalidad y precariedad laboral, la OIT estima algo así como 45% de informales promedio en la región. En Argentina particularmente, 4 de cada 10 trabajadores son informales y hay un sesgo aún mayor hacia los trabajadores independientes, donde la informalidad se estima en alrededor del 60%. Llevar a emprendedores hacia la formalidad mediante políticas de inclusión financiera es una bondad poco explotada.

 

¿Cómo ve las medidas del BCRA para fomentar la digitalización bancaria?

Son de mucho valor, se ha hecho muchísimo en muy poco tiempo. En el inicio de su gestión, el BCRA firmó un acuerdo institucional con el ministerio de Educación para fomentar la educación financiera. A partir de ahí hubo cuatro meses que fueron clave: marzo (con el lanzamiento de cajas de ahorro simplificadas y tarjetas de débito sin costo), junio (con nuevas plataformas de pago digital y regulaciones para usar teléfono celular como billetera electrónica, además de permitir la inauguración de sucursales bancarias móviles), septiembre (se permite el depósito electrónico de cheques vía celular) y noviembre (autorización para la apertura de cajas de ahorro, cuentas corrientes y tarjetas de crédito a menores de 18). Estas medidas muestran que la inclusión financiera está en agenda y que lo digital está tomando preponderancia.

 

¿Y a nivel mundial cómo está el escenario?

Es muy difícil estimar un número certero en términos posicionamiento de inclusión financiera, aunque existen varios indicadores que intentan medirlo. Uno de ellos es el de la Fundación Microfinanzas BBVA, que desarrolló un indicador de carácter multidimensional de inclusión financiera con tres variables: uso, acceso y barreras. En este ranking, Argentina está en el puesto 70° a nivel mundial, en contraste con países como Chile (31°) o Brasil (4°) denota que a nosotros nos resta mucho para hacer. También existe un informe muy prestigioso llamado “Global Microscope”, que entre otras cosas evalúa el ambiente normativo de la inclusión financiera y Argentina ocupa allí el puesto 44° entre 55 países.

 

¿Por qué estamos tan relegados?

Principalmente, porque el impulso por parte del Estado no ha sido una prioridad hasta el momento, pero también no podemos dejar de pensar que hay una serie de variables y otras razones ajenas al espectro de la inclusión financiera que la limita como consecuencia. Si uno analiza el Doing-Bussiness del Banco Mundial, puede observar que en la facilidad para iniciar un emprendimiento, Argentina ocupa el puesto 157° entre 190 denotando así limitantes que adolece la economía en su conjunto.

 

Dejá un comentario




One Comment

  • Gustavo Alejandro Garcia dice:

    En serio creen que no hay inclusión financiera porque faltan herramientas tecnológicas? En primer lugar, llamemos las cosas por su nombre. Para los políticos, inclusión financiera es meter a todos adentro del corral para cobrar impuestos. Como son impagables para muchas actividades es tan grande el mercado negro. Por otro lado, el estado es más deficitario que los particulares y se chupa el crédito, encareciendo las tasas.
    También en el sector informal hay mercado financiero, más caro e inestable.
    La inclusión debe venir de la igualdad de derechos y sobre todo de mecanismos de reconocimiento pleno de la propiedad privada de los individuos. Antes debe bajar el gasto público. Sino será todo verso y más subsidios.

Dejá un comentario