Una carta y varias críticas

24 de mayo, 2016

Llegó correspondencia desde El Vaticano. Esperada. Bien recibida. El Papa Francisco le envió una escueta carta de “cordial felicitación” al presidente Mauricio Macri, con motivo del aniversario de la Revolución de Mayo. Con un deseo especial: que los argentinos busquen “la reconciliación y la fraternidad”. El documento de la Pastoral Social del Episcopado, el informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica y declaraciones de obispos habían puesto en alerta al Gobierno, que pretende recomponer una relación atravesada por los signos de preocupación que expresa buena parte de la jerarquía eclesiástica respecto de la situación social.

 

Mauricio Macri Papa Francisco I

“En el día en que esta amada Nación celebra su fiesta patria, me complace manifestar a vuestra excelencia mi cordial felicitación, que acompaño con mi oración al Señor para que conceda a todos los argentinos copiosos dones de su misericordia”, expresa el Papa en el texto.

“En el día en que esta amada Nación celebra su fiesta patria, me complace manifestar a vuestra excelencia mi cordial felicitación, que acompaño con mi oración al Señor para que conceda a todos los argentinos copiosos dones de su misericordia”, expresa el Papa en el texto. Y agrega: “Que les ayuden a avanzar continuamente en la búsqueda del bien común, la reconciliación y la fraternidad. Francisco”, concluye la carta dirigida al Primer Mandatario. Fue difundida por la Casa Rosada. Con cierto entusiasmo. Con la expectativa de que pueda ser un paso para reencaminar la relación.

 

Cuestionamientos

 

Durante el fin de semana, la Iglesia advirtió sobre la “fragilidad de la condición laboral de miles” de argentinos, la desnutrición infantil y la situación de quienes “viven en la miseria y no cubren sus necesidades más elementales”, por lo que reclamó a las autoridades “no desoír” estas señales de alarma. Fue a través de un documento de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, que ratificó la importancia del “diálogo y la amistad social” para alcanzar consensos, en el marco de la Semana Social que reunió en Mar del Plata a dirigentes políticos, sindicales, empresarios y laicos con el lema “Queremos Ser Nación”. Mientras ayer el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina puso en número esa “fragilidad. Con bastante rebote en la opinión pública. Y cierta preocupación en esferas oficiales.

Te puede interesar:  El Presidente y Brad Smith, titular de Microsoft, hablaron sobre empleo y conectividad

 

Para el presidente de la Pastoral Social, Jorge Lozano, “el escenario social es complejo” y mencionó el alto porcentaje de trabajo informal, que ronda el 30 y 40 %, como indicador de esa situación. Pero, a su vez, mostró su preocupación frente al deterioro que dijo observar en las condiciones sociales “en los últimos meses”. Por cierto, Lozano no fue el único integrante de la jerarquía católica con voz crítica. En el mismo sentido se expresaron varios obispos. De distintos puntos del país.

 

Destacado PAPA

Por caso, el obispo de La Rioja, monseñor Marcelo Colombo, que señaló que se vive “un momento complejo, difícil”, debido a que las “últimas medidas económicas se hacen sentir en los hogares pobres”, y quien pidió “sensibilidad” y “gradualidad” al Gobierno. O monseñor Eduardo Martín, arzobispo de Rosario, quien señaló que “sin trabajo digno no hay progreso”. En este caso, con algunas contemplaciones hacia la gestión de Cambiemos. Pidió “darle el tiempo necesario” al Gobierno para “aplicar las medidas que correspondan” y mejorar la situación de los sectores más vulnerables porque, observó, “acá magos no hay”.

Te puede interesar:  Lavagna se desmarcó y amaga competir con frente propio

 

Respuestas

 

Como se dijo, el Gobierno pretende recomponer la relación. Aunque sabe que la recuperación de ciertos indicadores económicos y, sobre todo, sociales será condición necesaria para apaciguar las críticas. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, es uno de los encargados de llevar a cabo esa tarea, en lo inmediato. El ministro de Educación, Esteban Bullrich, es otro de los interlocutores designados. Según se supo, en los últimos días, Peña sostuvo encuentros con el arzobispo Víctor Manuel Fernández, quien además de ser rector de la Universidad Católica –la institución de la Iglesia que realiza la medición de la pobreza– tiene diálogo directo con Francisco. Y también tuvo sus momentos de diálogo con el arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Mario Poli. A Poli mismo le aseguró que Macri asistirá el miércoles 25 a la Catedral porteña, donde el arzobispo celebrará el tradicional tedeum, ritual que generó varias controversias durante el kirchnerismo. Lo que no pudo saber es cuánto de trago amargo contendrá su homilía.

 

Por lo pronto, Peña reconoció la situación compleja, distante de la carta un poco más tirante que había escrito cuando se enteró de la invitación del Papa a Hebe de Bonafini, que se concretará este viernes. En esta ocasión, el jefe de Gabinete señaló que está de acuerdo con el diagnóstico de la Iglesia, pero explicó que el Gobierno “está tomando medidas” para apuntalar la situación, reforzando planes sociales y ampliando la asignación universal. Y aseguró que, a fin de año, cuando el Observatorio de a conocer su informe definitivo, esos número “estarán por debajo de lo que fue a principio de año”. “Es el camino que tenemos que recorrer para empezar a crecer, y lo hemos hecho cuidando mucho a los más débiles, con medidas que se esperaban hacía muchísimo tiempo”, insistió.

Dejá un comentario




2 Comments

  • Juan Sagredo dice:

    A propósito de pobreza recuerdo que en tiempos de Menem aparecieron fotografías de niños rubios con un grado de desnutrición indignante, se veían los huesos por fuera igual que en ese entoces pasaba en Biafra. Yo en ese entonces me pregunté ¿Cómo es posible que el país con mayor exportación de carne vacuna del mundo muestre estas imágenes vergonzantes. Si eso ocurriera a la gente más favorecida el gobierno de seguro exigiría a los grandes ganaderos donar animales o carne para alimentar a esos niños. Ahora para hacer economías se suspenden los almuerzos escolares en las escuelas y se reemplaza por merenderos. No entiendo a este Macri, al que parecen faltarle ideas para la resolución de la situación de los más pobres e indigentes. Me temo que esté pensando en la política del chorreo que provendrá de la riqueza de los más ricos.

Dejá un comentario