La IEA es pesimista sobre la reunión en Doha

15 de abril, 2016

Creció la producción de hidrocarburos

Un acuerdo para frenar la producción de crudo en la reunión que los países petroleros tendrán el próximo domingo en Qatar, tendría un efecto marginal sobre la sobreoferta de crudo a nivel internacional, según la Agencia Internacional de Energía (IEA) de Estados Unidos.

Los ministros de Energía de los países integrantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y de algunos grandes productores que no forman parte de la organización, como Rusia, se reunirán el próximo domingo en Doha, en Qatar, para resolver si avanzan sobre un acuerdo para limitar su producción a niveles de enero. Una medida como esa, estaría destinada a intentar una recuperación del precio del crudo, que oscila en torno a los US$ 40, muy lejos de los casi US$ 150 que llegó a cotizar a mediados de 2014. Por eso potenció el optimismo de los inversores y ayudó a que el precio creciera 35% desde el día en que se convocó, según la IEA.

Sin embargo, para la agencia norteamericana, un regreso a los niveles de producción de enero no tendrían demasiado impacto sobre precios. “Si hay un congelamiento de la producción, en lugar de una reducción, el impacto en la oferta física de crudo de petróleo va a ser limitado”, planteó en su informe mensual.

La razón, según el ente que es seguido con atención por inversores y gobiernos a lo largo y ancho de todo el mundo, es que Arabia Saudita y Rusia “ya están produciendo a niveles récord” y la mayoría de los países tienen “poco espacio hacia arriba” para crecer en términos de oferta. La única excepción es Irán, que está todavía en vías de recuperar su participación en el mercado luego de que Estados Unidos le quitara las penalizaciones. De ahí que, según la IEA, un límite al crecimiento potencial no sería del todo efectivo.

A propósito de la reunión, el Ministerio de Energía de Qatar se mostró optimista ayer a través de un comunicado. “El creciente número de productores petroleros que han confirmado oficialmente su participación a la reunión del domingo en Doha ha generado el sentimiento positivo de que un acuerdo para devolver la estabilidad al mercado petrolero global es inminente”, informó, según Reuters.

Al menos 15 países han confirmado ya su presencia para el encuentro del próximo domingo. Bijan Zanganeh, ministro del Petróleo de Irán, el país que se ha mostrado hasta ahora más renuente a congelar su producción, no asistirá, pero enviará un representante.

Mientras tanto, la incertidumbre en torno a la reunión sigue afectando los precios. Ayer, el crudo WTI -que cotiza en Estados Unidos- cayó 0,62% a US$ 41,5, mientras el Brent -precio de referencia de Londres- cayó 0,77% a US$ 43,72.

Es que, en línea con lo que señaló la IEA, la OPEP ya había planteado anteayer que la sobreoferta de crudo seguirá, más allá de lo que se acuerde este domingo. “La superabundancia de la oferta persiste y las reservas siguen siendo altas”, remarcó en su último informe mensual, correspondiente a abril la organización de países petroleros.

En marzo, la producción de los países que componen la OPEP sumó 32,25 millones de barriles al día, unos 15.000 más que el mes anterior, mientras que los países no miembros aumentaron su producción en 160.000 barriles diarios, según difundió la OPEP esta semana.

Analistas de mercado señalan que más allá de la situación geopolítica, lo que estuvo siempre detrás de la caída en precios desde 2014 fue la correlación entre la oferta, que creció impulsada por el crecimiento del shale oil en Estados Unidos y el convencional en Arabia Saudita y Rusia, y la demanda, que se desaceleró por el estancamiento de Europa y el menor crecimiento de China.

RelatedPost

Dejá un comentario




Dejá un comentario