Massa, el comeback kid argentino

10 de junio, 2015

“Voy a ser Presidente de los argentinos. Voy a ser candidato a Presidente de los argentinos”, lanzó Sergio Massa para dar cierre a una conferencia de prensa que reunía la atención de todo el mundo político. Lo que estaba en juego era si el líder del Frente Renovador presentaría su candidatura presidencial pese a su caída en las encuestas y el derrumbe de su armado en el Gran Buenos Aires tras el regreso de muchos de sus intendentes a los partidos en los que se alistaban en 2011.

Con críticas a ambos lados de la polarización, advirtió que el sistema democrático argentino premia a los que tienen recursos estatales. “El desafío de construir sin el aparato del Estado una fuerza para enfrentar una elección se hace contra viento y marea”, aseguró y dijo que asistimos a la campaña de “los candidatos del silencio” porque “”Scioli no dice lo que piensa, porque por ahí lo reta Cristina (Fernández) y otros (por Mauricio Macri) hablan de cambios, pero hay que definir qué cambios queremos”.

Además, dijo que es “joven” y no busca “cargos” y enfrentó las críticas que muchos intendentes hicieron al abandonar el Frente Renovador: que desde aquél armado renovador y de aires frescos que se conformó en 2013, hoy quedaba poco, tal como dijo Darío Giustozzi al abandonar el frente. “Nos metimos en el barrio de la política y eso nos hizo desviar del eje central, que es la gente”, reconoció y advirtió que “la política no son los dirigentes, es la gente”.

Por eso, tal como se anticipaba y pese a las especulaciones mediáticas, Massa anunció que mantendrá su precandidatura presidencial y volverá a pelear por terciar en el escenario polarizado entre Macri y Scioli. Si Bill Clinton se ganó el mote de comeback kid tras perder, volver a la carrera y finalmente ganar, Massa bien ocuparía el lugar de comeback boy argentino.

Bajarse a la provincia hubiera significado admitir que no puede y regalar elecciones sin pelearlas no está en el espíritu del tigrense. A diferencia del jefe de Gobierno porteño, que en 2003 amagó con presentarse para presidente pero prefirió el camino paulatino a través de la Jefatura de Gobierno, Massa siempre se imaginó disputando un único cargo el 25 de octubre de 2015: la Presidencia.

Y AHORA, ¿QUÉ?

En un escenario de creciente polarización, las encuestas no le auguran un buen futuro. Según todos los sondeos, sacará entre 10% y 20% en las PASO. De todos modos, aunque no era perfecta, esta salida era para Massa la más lógica.

Con sacar 30% en la provincia de Buenos Aires, se asegura el 13% a nivel nacional, al que podría sumarle otros votos más en el resto del país y aproximadamente 8% que recibirá José Manuel de la Sota, quien competirá muy probablemente en las mismas PASO con el líder del Frente Renovador en el espacio Unidos por una Nueva Argentina (UNA).

En la primera vuelta, dado que las primarias suelen castigar a los perdedores y premiar a los ganadores y previendo un voto útil que se fugue a Macri, es esperable que Massa caiga a aproximadamente un 10%. De todos modos, aún sería el tercer político más votado del país a nivel nacional, después de Mauricio Macri y Daniel Scioli, por encima de Randazzo, De la Sota, Ernesto Sanz, Elisa Carrió, Jorge Altamira y Margarita Stolbizer. Paradójicamente, Massa tiene poco para ganar pero demasiado para no competir. Y por eso estará en las PASO.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *