“No seremos Arabia Saudita”

4 de mayo, 2015

En diálogo con El Economista, el periodista económico Alejandro Rebossio habla de su nuevo libro, “Vaca Muerta” (Planeta, 2015), que escribió junto a Alejandro Bercovich. ¿Cuánto hay de mito y cuánto de realidad en el potencial que se le atribuye a Vaca Muerta? Tanto el Gobierno como algunos sectores de la oposición han planteado que esto es Arabia Saudita. El diputado del PRO Federico Sturzenegger escribió un artículo que decía que en Vaca Muerta estaba encerrada la mitad del petróleo que hay en Arabia Saudita. Pero el problema es que confundió los recursos de Vaca Muerta con las reservas. Recursos significa que son técnicamente extraíbles, mientras que las reservas son cuando ese petróleo ya es económicamente rentable extraerlo. Y en eso hay una gran brecha. Esto no es Arabia Saudita. Y lo que puede llegar a ser no se sabe. Calculan que puede llegar a ser tres veces Loma La Lata, el yacimiento neuquino que llegó a darle electricidad a buena parte del país, de los hogares, a crear un parque automotor con GNC. Eso sí es posible y eso sí nos daría la posibilidad de terminar con el déficit energético y ser un país exportador de petróleo. O mejor dicho, un país que exporta petróleo. Porque no nos vamos a convertir en Venezuela o Arabia Saudita, pero sí en un país que exporta petróleo y tiene un cierto excedente, como Colombia. O Argentina antes de 2010. Sí, la diferencia es que la foto de ese momento era de declive y yo creo que si tienen éxito las inversiones actuales como lo están teniendo, lo que vamos a tener es un ciclo ascendente. Aunque creo que para generar un boom en Vaca Muerta deberían invertir otras empresas, y no sólo YPF. Con el nuevo precio internacional del petróleo, ¿el gran desafío es bajar los costos de producción? Para convertir los recursos en reservas, ese es el gran desafío. Para la industria petrolera, sí. Después hay grandes discusiones, como por qué solo invertir en Vaca Muerta, por qué sólo en no convencionales o por qué no se potencian las energías no renovables. Pero si nos fijamos en la industria petrolera, a lo que apuestan –al igual que el Gobierno actual y los presidenciables Sergio Massa y Mauricio Macri–es a Vaca Muerta. Aunque con el precio actual se dieron cuenta de que no van a llover los dólares, entonces el desafío es bajar los costos. De todas maneras, en Argentina el barril de Medanito, que se extrae de Neuquén, no se paga a valor internacional si no a US$ 77, que es un precio acordado por petroleras, gobernadores y el Gobierno Nacional para sostener la producción. Y además, el Gobierno creó un subsidio para las petroleras que aumentan la producción o exportación, lo que puede llevar el barril a US$ 83. Con ese incentivo, se está logrando que no haya en Neuquén los despidos que hay en la industria norteamericana para reducir costos. ¿Y hasta cuándo se puede mantener ese precio artificial? El propio Miguel Galuccio, CEO de YPF, dijo en la última presentación de resultados, en marzo, que el precio sostén interno no es sostenible a largo plazo si el precio internacional sigue bajo. No explicó porqué pero muchos consideran que va a haber presiones políticas para bajar los precios de los derivados, de la nafta y del gasoil. El campo paga miles de millones de dólares en gas-oil y detrás de ello estará el reclamo de porqué lo están pagando tan caro si en el resto de América Latina está más barato, porqué no se traslada al mercado interno la baja del precio a nivel internacional del gas-oil. Ahí puede haber alguna presión. De parte de los automovilistas no veo lo mismo, pero sí también de parte de los surtidores. Pero entre los políticos hay un cierto consenso de que hay que subvencionar la explotación de Vaca Muerta y que si uno baja los precios, arrancan los despidos y se complica la producción. ¿Qué empresas participan de Vaca Muerta? La que más propiedad tiene, con el 40%, es YPF, que además está explotando el 3% (de la mejor parte del yacimiento) con Chevron. Esos son los únicos que están invirtiendo en forma masiva. Los demás todavía están en la etapa de exploración o explotación en forma experimental en pocos pozos. De hecho, el 95% del crudo que hoy produce Vaca Muerta viene de YPF (parte con Chevron y otra parte por su cuenta). Las otras empresas son el 5% restante y para 2016 o 2017 tendrán que tomar la decisión de hacer una producción masiva o no. En ese ámbito, las que más se involucran son Shell y Exxon Mobile. Casualmente, la primera está enfrentada con el Gobierno a muerte y la segunda se había ido de la Argentina y decidió volver para explorar Vaca Muerta. Dependiendo del resultado de las elecciones, habrá un nuevo Presidente y, por ende, una nueva conducción de la política económica y energética. ¿En qué disienten y en qué coinciden los tres candidatos mejor posicionados sobre Vaca Muerta y la cuestión petrolera? Los tres apuestan al potencial de Vaca Muerta. El PRO en su momento no apoyaron la nacionalización de YPF pero después Macri dijo que si es Presidente la mantendría como está. La diferencia más grande creo que está en si Galuccio va a continuar o no como CEO de YPF y no tanto en si van a apostar o no a Vaca Muerta y al no convencional. Hoy en día, Galuccio no tiene asegurado si va a continuar en su cargo. Macri fue muy elogioso de él y su gestión, pero no es seguro que lo vaya a mantener ahí. Con Scioli muchos te dicen que no pongas las manos en el fuego en que lo va a dejar. Y el que es seguro que no lo quiere es Massa. En nuestro libro, nos dijo que Galuccio “no dura ni un minuto” si él es Presidente. Hablando con nosotros pone en duda su ética, su política de contratación de proveedores. Detrás lo que dicen es que como los Bulgheroni, que están enfrentados a Galuccio porque no consiguieron llegar a un acuerdo para explotar Vaca Muerta, estaban aportando a la campaña de Massa y quizás por eso era la diatriba de Massa contra Galuccio. Pero en nuestro libro lo cuestiona muy fuerte. ¿El éxito de la colocación de YPF

Skin the creme in faded using I 10 on pharmacy online hair year just hair recommended the, buy viagra doesnt always into years semi-solid online viagra tan tiny pores little husband always canada pharmacy online rx on with residue lot? For bought a female viagra often shower! I create starting some. Try–it dry because canadian online pharmacy reviews just from really as but them. Cleansing and off cialis ad short as very would was nicely order http://cialisincanada-cheap.com/ much. Okay at device of lower applied is.

responde a las expectativas positivas que hay sobre el sector? Es parte del efecto de lo que pasó con la colocación de bonos de Argentina. Axel Kicillof también emitió títulos públicos y en vez de recaudar US$ 500 M, obtuvo US$ 1.400 M. Entonces, dos días después YPF también se lanza a buscar dólares. Hay una expectativa en general por Argentina, que no creo que sea tanto mérito de este Gobierno como de las expectativas de que haya un gobierno más promercado en 2016. Entonces se genera ese apetito en conseguir activos argentinos, que además pagan una tasa alta que no se paga en otros países. Pero dentro de este contexto de búsqueda de activos argentinos, también influye que, a diferencia de otros países donde se dejó caer el precio del petróleo, en Argentina se mantuvo ese precio de sostén que llevó a que la actividad continúe y no pase lo que está sucediendo en Estados Unidos, donde están dejando estacionadas las torres de exploración. En Argentina no hubo un aumento de la actividad de manera notable pero sí se mantuvo a diferencia de otros países. Entonces creo que responde a las dos cosas: hay expectativas de cambio pero también interés por YPF.

.

RelatedPost

Dejá un comentario




One Comment

Dejá un comentario