La puerta giratoria del Banco Central

11 de marzo, 2015

(Columna de Amílcar Collante, economista (UNLP) y miembro de CESUR)

La principal fuente de ingreso de dólares genuinos del país es la liquidación cerealera, especialmente de soja. Si observamos el primer bimestre del año vemos que el ingreso de agrodólares fue muy escaso. Disminuyo 31% respecto mismo perído de 2014. Esto dificultará la tarea del BCRA para continuar con la pax cambiari:a dólar oficial “quieto”, brecha cambiaria estable y un nivel de reservas por encima de los U$S 30.000 millones. Lejos quedará el objetivo de liberar importaciones e intentar que la economía vuelva a la senda del crecimiento.

Menos agrodólares

La liquidación del complejo cerealero, informada por CIARA, de los primeros dos meses de 2015 fue de U$S 2.022 millones. Mientras que en el mismo período del año 2014 el ingreso de divisas fue de US$ 2.960 millones (U$S 938 millones menos). Eso se debe en parte a la disminución en el precio de la soja , que valía U$S 550 por tonelada en el arranque de 2014 y hoy cotiza en U$S 370, al atraso cambiario y a la decisión del Gobierno de obligar a anticipar la liquidación los granos en la segunda mitad de 2014. Todos estos factores llevaron a que la merma de la liquidación se profundice.

Asimismo, la política de microdevaluaciones impulsada por Alejandro Vanoli en los últimos sesenta días no ayudan a acelerar la liquidación de divisas ya que esta política es anticipada por los cerealeros y comienzan a retener la liquidación de divisa esperando a un mayor tipo de cambio a futuro.

La fuga de dólares

Por otra parte, la venta de “dólar ahorro”, “dólar viajes al exterior” y “dólar turista” se ha incrementado fuertemente en el comienzo de 2015. En enero las ventas de estas tres vías de “fuga” de dólares sumaron U$S 851 millones y en febrero, U$S 889 millones, totalizando U$S 1.740 millones en el bimestre. Es decir que las “válvulas de escape al cepo” se llevan dólares equivalentes al 86% de la liquidación cerealera.

Por ello, el BCRA no pudo acumular reservas en este periodo, y tampoco pudo liberar trabas a l as importaciones. Consecuentemente, se termina agravando la parálisis de la actividad económica, afectando al empleo.

Si el Gobierno no consigue dólares vía financiamiento externo no va a poder destrabar esta situación ya que en los próximos meses el atraso cambiario se agravará. La suba el tipo de cambio irá por debajo del tasa de inflación. En ese caso, el dólar volverá a lucir barato para los agentes económicos. Aumentará la demanda de dólar ahorro, dólar turista y dólar viajes, y probablemente aumente la tensión cambiaria.

Asimismo, la política monetaria no ayuda a evitar “ruido” cambiario a futuro. Vanoli ha aumentado la tasa de crecimiento de la base monetaria, alcanzado 32,1% interanual. La dominancia fiscal en el año electoral se hace evidente. La asistencia del BCRA al Tesoro Nacional se incrementó de $4.774 millones en el primer bimestre de 2014 a $17.643 millones en enero/febrero de 2015 (un incremento de 268%). Esto muestra que tendremos un segundo semestre del año muy expansivo en materia monetaria, con su consecuente riesgo cambiario.

Que el BCRA siga funcionando como una puerta giratoria de dólares es un problema grave, y más teniendo en cuenta que los vencimientos de deuda de 2015 suman U$S 13.600 millones.

Necesariamente el Gobierno deberá obtener dólares por otra vía o, como mínimo, “alquilar” reservas, como con el swap de China, para terminar el mandato sin sobresaltos.

Dejá un comentario




Dejá un comentario