Herencia, habilidad y desafíos

26 de marzo, 2015

(Columna de Juan Pablo Ronderos, economista y gerente de Desarrollo de Negocios de abeceb.com)

Mucho se ha discutido en estas últimas semanas respecto de la herencia que dejará este Gobierno en materia económica para la próxima administración. En el contacto diario con nuestros clientes, y con el resto de las empresas que tienen negocios en Argentina o que prevén radicarse en el futuro, este tema es una pregunta obligada. También surge inmediatamente la duda acerca del diagnóstico que realizan los principales candidatos respecto de los desafíos. Sin embargo, algo que no surge claramente es cuáles habilidades deberán mostrar en caso de ser gobierno para poder hacer lo que hay que hacer.

En materia de herencia, se podría decir que hay consenso respecto de los desbalances macroeconómicos, con un diagnóstico compartido, que incluso parece estar claro para los presidenciables. El circuito de subsidios económicos, déficit fiscal, financiamiento con emisión, inflación y presiones sobre el tipo de cambio está en la mesa de cualquier candidato con aspiraciones. Cuestiones como el atraso cambiario, el cepo, la restricción externa y sus consecuencias, también se encuentran en el menú que todos evalúan.

Pero es menos clara la situación a la hora de evaluar la herencia en materia sectorial, en particular de los esquemas regulatorios que rigen las principales actividades productivas en Argentina. Y, por ende, tampoco hay anticipos respecto de las medidas que deberán adoptarse para encarar estos desafíos.

Te puede interesar:  La opinión de los analistas tras la decisión de Cristina Kirchner

Hoy son muchas las áreas en las que existen oportunidades atractivas de inversión, desde las más publicitadas como Vaca Muerta, proyectos mineros o el agro, hasta las menos célebres como pueden ser aquellas que conforman el entramado industrial y de servicios que aprovechen el empuje de éstos o como laboratorios, la actividad petroquímica, entre otros. Y aquellos vinculados a la infraestructura y la logística. Pero no sólo no está tan claro el verdadero panorama de oportunidades de inversión, sino que tampoco parece haber una conciencia real de cuáles son los problemas que impiden que estos proyectos se implementen. Y aquí es donde el peso de los marcos regulatorios cobra real importancia.

En los últimos años la necesidad y la visión cortoplacista fue generando una batería de medidas parche que han conformado un laberinto que complica los negocios en estos y muchos otros sectores.

Sin dudas, este diagnóstico y sus soluciones deberán ser parte obligada del programa integral del próximo Gobierno en materia económica. No sólo por su impacto en la actividad, sino porque actuar en este frente puede generar más libertades para dar solución a aquellos desbalances macroeconómicos que todos registran. Cuanta más inversión llegue a Argentina para aprovechar estas oportunidades de negocios, más graduales podrán ser los cambios para corregir esa herencia. Y mejor será la transición en materia de empleo, pobreza y desigualdad.

Te puede interesar:  La opinión de los analistas tras la decisión de Cristina Kirchner

Y es en este punto donde se disparan preguntas que no son las que más escuchamos en el mercado. Ante este legado, ¿cuáles son las habilidades que la nueva administración deberá tener para volver a poner en marcha a la economía argentina sin conflictos sociales? Y entonces surgen tres virtudes que serán claves. La primera, la capacidad técnica para reconocer estas realidades macroeconómicas pero en especial sectoriales, y poder dar un diagnóstico certero y un plan de acción. La segunda, que sigue inmediatamente a esta definición del camino a seguir, es la habilidad de gestionar los cambios necesarios. Los desafíos son significativos y no sólo habrá que entenderlos sino que será necesario un buen equipo para implementarlos. Y por último, la pericia política para obtener consensos en un escenario donde no habrá mayorías automáticas en el Congreso Nacional y, por ende, será imprescindible articular con otras fuerzas para establecer un nuevo marco legal a todo el andamiaje de medidas.

Esperemos que el candidato que logre imponerse en las urnas cuente con todas las habilidades necesarias para afrontar un próximo ciclo de crecimiento. No es fácil saberlo. Pero, sin dudas, reunir todas estas habilidades es imprescindible para lo que viene.

Dejá un comentario




Dejá un comentario