Autos: con precios altos, las ventas siguen bajas

10 de marzo, 2015

La cantidad de sueldos necesarios para comprar un auto volvió al nivel de 2016

(Columna de Luis Varela)

Después de un mes de enero terrorífico, en el que la venta de autos había caído 39,3% contra enero de 2014, febrero también fue un mes malo, aunque con una caída sensiblemente inferior a la registrada en enero. Según la Asociación de Concesionarios (ACARA), en febrero se patentaron 41.998 unidades, 28,4% menos que en febrero de 2014, lo cual significa haber remontado casi 11 puntos respecto del pésimo inicio del año. De ese modo, al medir primer bimestre de este año con igual lapso del año pasado, se obtiene que en enero-febrero de 2015 se patentaron 108.070 unidades, 35,5% menos que en enero-febrero de 2014. Por lo que el primer bimestre de este año fue el peor enerofebrero desde 2006 a esta parte, o sea el peor primer bimestre de las dos presidencias de Cristina Kirchner.

Por supuesto, todavía es muy pronto como para hacer algún tipo de pronóstico, pero si la tendencia actual continúa –cuando estamos a las puertas de iniciar el tramo final de la campaña electoral– empieza a observarse que 2015 iría a una venta anual que sería la peor desde 2005, a años luz del récord histórico logrado en 2013 que registró una venta anual de 956.884 automóviles. Argentina estaba entonces a punto de entrar al exclusivo club de dieciséis países que logran una venta anual superior al millón de unidades.

En base al pobre resultado logrado con el patentamiento, los números de la fabricación local también estuvieron en rojo, pero con bajones menos graves que los anotados por las ventas efectivas. Según la Asociación de Fabricantes (ADEFA) enero contra enero la fabricación había caído 29,1%, mientras que febrero contra febrero mostró una reducción del 13,8%, por lo cual remontó nada menos que 15,3 puntos respecto del bajón de enero. De esa manera, en el primer bimestre de este año se armaron en la Argentina 71.220 unidades, 20% menos que en enero-febrero del año pasado. Con eso, este primer bimestre fue en fabricación el peor enero-febrero desde 2009.

En cuanto a la producción local de unidades debe decirse que no todas las empresas se vierón afectadas de la misma manera. Es más, comparando el primer bimestre de 2015 contra igual lapso de 2014 la francesa Renault aumentó su fabricación en 2,3%, al tiempo que Fiat achicó su ritmo en 11,7%, Ford bajó 12,2%, Peugeot 23,3%, Toyota 23,5%, VW 24%, Mercedes -Benz 28,2%, General Motors 30,8%, Iveco 51,1% y Honda directamente estuvo parada.

En el ranking de producción del primer bimestre, la italiana Fiat obtuvo la pole position, con 12.803 unidades, seguida por Ford (11.612), Toyota (9.842), Renault (9.475), Volkswagen (9.283), General Motors (8.801), PeugeotCitroen (7.561), Mercedes Benz (1.436) e IVECO (417).

Las exportaciones

Pero más allá de todos los números anotados por el sector a nivel interno, donde mejor se enfrentó la adversidad fue en la exportación. Enero contra enero el despacho de autos hacia el exterior había tenido una caída sideral del 61,1%. Febrero contra febrero el achique exportador fue de apenas el 6,8%, por lo que se recuperaron increíbles 54,3 puntos. Con eso, en el primer bimestre se mandaron al exterior 31.843 vehículos, 30,1% menos que en enero febrero de 2014. Y así, enero-febrero de 2015 fue en exportaciones el peor primer bimestre desde 2009.

Eso si, la composición de los destinos de la exportación sigue moviéndose con grandes variaciones. En 2012 el 91% de las ventas al exterior iban dirigidas hacia Brasil. Pero ahora, debido a la crisis que enfrenta el socio más grande del Mercosur, los nú- meros han cambiado. De la exportación total, el 75,5% va a Brasil, México se lleva el 5,4%, Europa el 3,9%, Colombia el 3,8%, África el 2,8%, Paraguay el 1,9%, Uruguay el 1,8% y Chile el 1,7%.

Hasta aquí, la foto que se vio hasta ahora. En este punto empiezan a aparecer datos sobre lo que puede venir, es decir la idea que tienen las terminales sobre las ventas que se pueden hacer en los meses que vienen. Según ADEFA, el reparto de unidades a la red de concesionarios, insistimos un dato que habla sobre lo que las compañías esperan vender pronto, enero contra enero había mostrado una caída del 27%, mientras que febrero contra febrero el derrape fue del 19,6%, con un repunte de 7,4 puntos. Así, en el bimestre se repartieron a la red 78.202 unidades, 23% menos que enero-febrero de 2014, por lo que fue el peor primer bimestre desde 2009.

Sin lugar a dudas, la parte más dura del recorte en el reparto a la red es para la distribución de autos importados, ya que en buena medida son alcanzados por las duras alícuotas de impuestos internos (con escalas que van del 30 al 50%). Enero contra enero la caída en el reparto de importados había sido del 38,9%, mientras que febrero contra febrero el descenso fue del 30,6%. Con eso, en el primer bimestre se repartieron 42058 importados, 34,6% menos que en enero-febrero del año pasado, lo cual significa que este fue el peor primer bimestre desde 2009.

El reparto a la red de autos nacionales (armados en la Argentina con mayoría de piezas importadas) el resultado es bastante más benigno. Enero contra enero el descenso había sido del 4,3%, mientras que febrero contra febrero la baja acaba de ser del 2,2%. Así, en el primer bimestre se repartieron a la red 36.144 unidades nacionales, 3,1% menos que en enero-febrero de 2014, por lo cual fue el peor primer bimestre desde 2011.

Al explicar los motivos del achicamiento del mercado, cada una de las partes involucradas explica su propio relato. Las terminales afirman que los consumidores se quedaron sin poder de compra debido al proceso inflacionario. Y el Gobierno culpa a las terminales de subir de manera excesiva el precio de los autos 0 km.

La carga impositiva

¿Cuál es la explicación que puede acercarse más a la realidad? La inflación, sin dudas, hizo (y sigue haciendo) lo suyo. Y las terminales también están subiendo sus precios. Pero la parte del león de la suba de los valores de venta tiene que ver con el impuesto a los autos que colocó el Gobierno a partir del 2013, con alícuotas del 30 o 50%, según sea el valor del vehículo.

¿En qué medida afecta este impuesto a las cotizaciones del sector? Haciendo un poco de memoria, según los valores presentados cada año por ACARA, cuando entraron los Kirchner al poder en 2003 un auto importado promedio se vendía en Argentina por 24.000 dólares y un auto nacional promedio se despachaba por 70.000 pesos. Esas cifras fueron creciendo de manera exponencial: en 2011 el importado promedio ya se vendía en 52.700 dólares y un nacional en 220.000 pesos. Pero a fines de 2013 llegó el impuesto a los autos y la tendencia se rompió.

¿Por qué se colocó el impuesto interno a la venta de vehículos? Por dos razones: a) El Gobierno necesitaba recaudar más para seguir con su sistema de subsidios. b) El Ejecutivo no podía permitir que la población siguiera comprando tantos productos importados, porque esa compra gigantesca generaba fuga de dólares, y esa escasez generaba un fuerte aumento en el valor del dólar blue, encendiendo un motor que llevaba hacia arriba todos los precios de la economía.

La gran cuestión es que con el nuevo impuesto el auto importado promedio saltó de 83.000 dó- lares en 2013 a 122.500 dólares a fines de 2014, y ahora acaban de llegar las nuevas listas con un valor promedio de 130.100 dólares. Y el tributo no solo afectó a los autos importados, también tocó los precios de los nacionales caros que se venden en pesos, que tuvieron una suba también muy importante aunque algo más amortiguada. Desde los 24.000 pesos de 2003, cuando Néstor Kirchner asumía el Gobierno, se llegó a 240.000 pesos (diez veces mas) a comienzos de 2013. Y esa cotización promedio saltó a 377.000 pesos a fines de 2014 y a 390.000 pesos promedio en la última lista (marzo de este año).

O sea, en lo que va de 2015 los autos armados en Argentina tuvieron un aumento del 1,2% en dólares (al tipo de cambio oficial) o 3,5% en pesos. Mientras que en los últimos 12 meses los autos nacionales subieron 24,8% en pesos y 14,3% en dólares, y los autos importados tuvieron un aumento anual del 6,2%.

El Gobierno se queja contra las terminales porque sube los precios de los autos nuevos. Pero lo que el Gobierno sigue sin admitir es que la suba de precios se anota en todos y cada uno de los valores de la economía.

El reparto del mercado

La alemana Volkswagen sigue, cortada, arriba de todo, con casi 19,6% de las ventas. Segundo entra la norteamericana Ford, con el 14,99%, y la siguen Chevrolet 12,18%, Peugeot 10,89%, Fiat 10,46%, Renault 10,02% y Toyota 9,26%. Bastante más debajo de ese primer pelotón figuran Citroen con el 3,66%, Mercedes Benz 2,1%, Nissan 1,3% y Honda 1,2%.

Los tres más vendidos del primer bimestre de este año hay dos autos importados y uno nacional. Tal como viene sucediendo desde hace varias temporadas, el primero en ventas es el Volkswagen Gol, con 5.510 unidades en los dos primeros meses del año, segundo entra el Fiat Palio (4.512) y tercera la Ford Ecosport (4.350).

Solo para comparar puede decirse que en los dos primeros meses de 2014 el VW Gol también fue puntero pero con 8954 unidades, segunda había entrado la Toyota Hilux con 5.897 unidades y tercero fue el Ford Ecosport con 5.877 unidades.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *