lagarde tras la aprobación del nuevo stand by