La manipulación cambiaria pierde espacio