La industria se desplonó en septiembre