finanzas

Hasta que las cifras no muestren una caída más pronunciada de la inflación (lo cual podría ocurrir recién a partir de junio) y las expectativas no cedan, no esperamos un relajamiento importante de la política monetaria. Todavía mandará la prudencia durante un tiempo.