El uso de la capacidad instalada de la industria cayó a 60