El BCRA mantuvo la tasa de referencia en 60% para contener el pass-through