Agresión a Bolsonaro y una encuesta sin sorpresas