No parece haber grandes expectativas de “lluvia de capitales”, y en caso de haberla, no se espera una gran reactivación de la actividad económica ni de la creación de vacantes laborales en 2016 ni 2017.