Los próximos meses pueden mostrar cierta recuperación del gasto, aunque el consumidor se aferra a racionar cada vez más sus decisiones de compra.

Una inflación en baja y un mayor nivel de actividad crearán un marco favorable para las pretensiones electorales del oficialismo.