Pese al mejor clima tras el acuerdo firmado por el Gobierno, las empresas y los sindicatos, el sector reclama por el déficit de infraestuctura y una rebaja de impuestos para acelerar proyectos