La ausencia de una estrategia de desarrollo ha generado un Estado “a la defensiva” que trata de enmendar el error de no haber generado incentivos a la inversión ni empleo

El nivel de credibilidad que poseen los argentinos sobre las instituciones gubernamentales y civiles es muy bajo