Hay pocas cosas que bajen más la moral que constatar que estamos volviendo cuando creíamos que habíamos partido