En el corto plazo, las dos variables que influyen en el precio (el tipo de cambio y el barril de petróleo) se mantendrán estables. Sin embargo, la evolución esperada para ambos factores no permite descartar un nuevo incremento en el mediano plazo.