El co-fundador de Microsoft y uno de los máximos responsables de la revolución de la computadora personal murió ayer a los 65 años