Sin el NAFTA, Trump expondrá a su país a una desaceleración del comercio con los países y bloques que se verán obligados a sustituir proveedores de Estados Unidos por los de otros países