Sin descuidar la integración regional, los países deberían poder sacarse el corsé que se autoimpusieron y poder negociar acuerdos individuales con terceros