En una famosa y brillante obra, William Easterly, un experto en temas de desarrollo, describió las aventuras y desventuras de los economistas en la (elusiva) búsqueda de los factores que hacen crecer a los
países.

La Casa Blanca, que cree posible un crecimiento del PIB suprior al 3%. Por el otro, la Fed mantuvo su pronóstico de crecimiento en torno al 2%. La Reserva Federal es más cauta con relación al crecimiento.

Concluyó ayer la reunión del comité de política monetaria de la Reserva Federal y su comunicado de prensa puso sobre el tapete lo que el mercado ya descontaba con certeza: una suba de la tasa de Fondos Federales al rango de 0,75 a 1%.