La normalización de la política de la Fed tenderá a reducir las entradas de inversiones de cartera en alrededor de US$ 70.000 M en los próximos dos años