El ciclo, mal que le pese a varios, está vivito y coleando, y sigue abatiendo los sueños y esperanzas de gozar de una vez por todas de un “crecimiento sostenido”