Cae lo que reciben por coparticipación federal, pero aumentan sus ingresos propios, impulsados por el alza en la recaudación por el impuesto a ingresos brutos.