El diagnóstico tradicional sugiere que el rojo en la cuenta corriente es consecuencia de un tipo de cambio poco competitivo. Pero, ¿cómo es posible que en un contexto de flotación la divisa no ajuste hacia el equilibrio?