Autor: Redacción

Nadie discute la loable intención de consolidar una buena reputación para la autoridad monetaria y su compromiso con la estabilidad de precios, pero difícilmente pueda esto tener éxito si el BCRA se corta solo y el resto de las autoridades ejecuta otra melodía.