Autor: Redacción

La pretensión de cerrar el acuerdo con la UE en diciembre es buena para incentivar a los negociadores, pero puede llevar a resultados poco inteligentes