Autor: Alejandro Radonjic

Es una batalla costosa para el Gobierno (que aun tiene una imagen aceptable) y con final abierto porque no hay desinflación nítida (y su evolución tiene pronóstico reservado)

En su histórica sede de la calle Azopardo, la CGT dará hoy su primer paso para buscar nueva conducción