Schiaretti, nuevo frente contra oposición rota

14 de marzo, 2019

 

Por Pablo Varela 

 

Finalmente sucedió lo previsto. La alianza Cambiemos no existirá en la provincia de Córdoba y Mario Negri junto a Héctor Baldassi competirán en un frente electoral propio, con el nombre “Córdoba Cambia” presentado ante la justicia electoral ayer y que llevará al referente el Frente Cívico Luis Juez como candidato en la capital, que concentra el 40% del padrón provincial.

 

El frente está integrado además por el PRO, la CC ARI un sector minoritario de la UCR que apoya a Negri y partidos provinciales menores, además de contar con la bendición de la Casa Rosada y de Elisa Carrió, quien públicamente se deshace en elogios para con Negri. La otra ala de la ruptura estará encabezada por el intendente de la capital y jefe del radicalismo cordobés Ramón Mestre, quien llevará como compañero de fórmula Carlos Brinner, el intendente de Bell Ville, hombre del interior de la provincia.

 

El radicalismo cordobés mantiene una aceitada y vigorosa estructura territorial además de decenas de intendencias que expresan su apoyo a Mestre. Muchas de ellas fijaron sus comicios en el mismo día que la elección a la gobernación: el 12 de mayo.

 

En el sector de Negri se entusiasman con que el Gobierno nacional juegue fuerte en apoyo a su candidatura provincial.

 

Hasta última hora continuarán las negociaciones (el plazo vence hoy a las 10 ) pero al cierre de esta edición todo indicaba que el hombre que desafió a la Casa Rosada competirá con la histórica lista 3 del radicalismo y sin aliados. Su candidato para sucederlo al frente de la capital es el joven Rodrigo de Loredo, yerno de Oscar Aguad y extitular de ARSAT.

 

La fragmentación de la alianza gobernante en el distrito que le otorgó el triunfo a Mauricio Macri en el balotaje de 2015 y que fue cuna de la experiencia cambiemita en Marcos Juárez en 2014, exhibe la incapacidad de la Casa Rosada para imponer una estrategia electoral unificada en las provincias y crece la incertidumbre por la rebeldía “boina blanca” en el interior del país.

 

“Quienes somos pluralistas, sabemos que quienes piensan distinto, tienen mucho para aportar” dijo el gobernador Schiaretti.

 

Ayer, desde la jefatura de campaña de Cambiemos ungieron a la senadora Silvia Pérez de Elías como candidata a la gobernación tucumana, temerosos de que el escenario cordobés se replique.

 

En el sector de Negri se entusiasman con que el Gobierno nacional juegue fuerte en apoyo a su candidatura y se esperan las visitas de figuras importantes de Cambiemos. Carrió es una y Horacio Rodríguez Larreta otra, sin embargo hay quienes deslizan que el “no se expondrá” al Presidente.

 

Desde La Docta, Mestre lidera la rebeldía radical, rechaza el “dedazo” a favor de Negri, reclama PASO a nivel nacional y muestra sintonía con la figura de Martín Lousteau aunque la Convención nacional será el órgano partidario encargado de debatir la política de alianzas en abril próximo en Corrientes.

 

Un paradoja: tanto en el sector de Negri como en el de Mestre creen que la Casa Rosada ve con buenos ojos la reelección del mandatario cordobés, quien además de ser amigo personal del Presidente y mantener buena sintonía con el Ejecutivo nacional mantiene dividido al peronismo.

 

En los últimos días circuló la versión de que Mestre podría retirar del interbloque de Cambiemos a los cuatro diputados nacionales que responden a su liderazgo, aunque desde su entorno lo desmintieron ante este medio.

 

Schiaretti: el primer ganador

 

El gobernador cordobés presentó ayer oficialmente su aggiornado espacio: “Hacemos por Córdoba”, la alianza oficialista que sumó al socialismo y al GEN en los últimos días, en una maniobra que busca dar gestos de renovación luego de 20 años al frente de la provincia mediterránea en los que Schiaretti y José De la Sota se alternaron al frente de la conducción de la provincia.

 

“Quienes somos pluralistas, federales, creemos que es bueno saber que hay otros que, pensando tal vez distinto en algunas cosas, tienen mucho para aportar a la construcción colectiva”, lanzó el mandatario ante un nutrido auditorio en un hotel de la capital.

 

En esa línea Schiaretti destacó que en este “renovado” frente político todos asumieron el compromiso de “trabajar por la mejora de nuestra Córdoba y la vida de su pueblo, sin detenerse a ver cuál es la pertenencia política”.

 

También destacó que que “es importante tener el convencimiento de que la política sirve solo si es para mejorar la vida a nuestra gente y para el crecimiento, con justicia social”.

 

También fueron oradores en el acto Matías Chamorro del PS y Walter Sosa del GEN.

 

Si bien Schiaretti no definió el quién lo acompañará en la fórmula, todo parece indicar que el vicegobernador en licencia, Martín Llaryora, será el encargado de disputar la capital por el oficialismo cordobés.

 

El próximo 23 de marzo vence el plazo para la presentación de candidaturas y allí terminará de conocerse la estrategia que Schiaretti desplegará en la ciudad más importante de la provincia.

 

El escenario electoral se proyecta allanado para el oficialismo que tiene a la principal expresión opositora fragmentada.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Espacio patrocinado