Klobovs: “Vidal es clave para captar votos más allá del núcleo duro”

1 de marzo, 2019

Entrevista a Lucas Klobovs Director de Cuentas de Poliarquía Consultores Por Alejandro Radonjic 

 

En diálogo con El Economista, Lucas Klobovs, Director de Cuentas de Poliarquía Consultores, dio su visión sobre el estado de la opinión pública, el panorama electoral y las posibilidades de los distintos espacios.

 

¿Cómo está hoy la opinión pública?

El 60% evalúa negativamente la situación actual del país y es el nivel más alto desde 2006. Hubo cierta mejora contra fines de 2018, pero seguimos en valores récords. La economía explica casi todo y ese es el principal problema. La inseguridad quedó muy atrás. Es algo que suele pasar cuando la economía está mal.

 

Imagino que la responsabilidad recae sobre Cambiemos, a diferencia de 2016. Ya van más de tres años de gestión…

Sí, 60% responsabiliza a Mauricio Macri, aunque todavía hay un tercio que cree que es responsabilidad de la famosa herencia del Gobierno anterior. Es un número alto aún.

 

Con ese mar de fondo, algunos se sorprenden de que, como sostienen ustedes, Macri sea favorito en 2019. ¿Cómo explica eso?

Es una elección competitiva. No está ganada, como parecía a fines de 2017, pero tampoco está totalmente perdida. Diría que la principal ventaja es que Cristina Kirchner tiene un nivel de rechazo alto. Es la principal ventaja de Cambiemos. Curiosamente, no es una virtud propia sino una debilidad ajena. La clave de una eventual victoria de Macri será, además de la presencia de Cristina, lo que haga el peronismo. Hay 40% de la sociedad que está más allá de la grieta, pero todavía no encontró a quien votar. Hay una ancha avenida del medio, pero dependerá de la capacidad de encontrar un candidato y, luego, encolumnarse detrás de él. Una PASO puede ser un riesgo. También hay que ver si se fortalece la polarización entre Cambiemos y el kirchnerismo. Si se consolida, el peronismo pierde espacios. Sin embargo, si lo logra y llega a una segunda vuelta, la probabilidad de un triunfo de Macri se reduce porque ese espacio podría sumar, además de los votos propios, votos antimacristas.

 

Incluso Macri puede quedar tercero…

Eso lo veo menos probable y creo que Cambiemos va a estar en el balotaje.

 

Y allí el voto peronista que no es kirchnerista está más inclinado hacia Cambiemos…

Sí, y allí juega un papel importante María Eugenia Vidal, que recibe adhesiones que no recibe Macri. Será clave para conquistar ese voto no identificado con Cambiemos.

 

Hablaba antes del “techo” de Cristina. ¿Cuál es?

Tiene una imagen negativa cercana a 50% y es gente que, en principio, no la votaría a Cristina. Hay que ver cómo influye la campaña. La imagen de Macri también se ha deteriorado.

 

¿Qué pasa con el peronismo moderado y, especialmente, con Sergio Massa que no levanta o, mejor dicho, no para de caer?

Cuando ganó la provincia de Buenos Aires, en 2013, generó grandes expectativas, pero no se vieron en la realidad y la sociedad le pasó factura. Algo similar le pasó a Francisco de Narváez en 2009. Fue perdiendo crédito en la población. El sector no tiene hoy un candidato que mida. Ni Juan Manuel Urtubey ni Miguel Angel Pichetto despegan. Quien tiene más imagen positiva que negativa es Roberto Lavagna, aunque tiene que seguir trabajando su instalación. Además, podría conquistar el voto peronista y también en otros segmentos por fuera.

 

Las claves para Cambiemos, entonces, son una mejora en la economía, un rol activo de Vidal y que el “efecto campaña”, que siempre está, también ayude…

Sí, en efecto. También agregaría que el Gobierno debe polarizar con Cristina. También, alejarse un poco de la economía, incorporando otros temas, como la seguridad o la corrupción. Con esos elementos, más los que mencionaste, se beneficiará y la mayor clave, por supuesto, es la economía.

 

Como contra, tendrá una seguidilla de victorias peronistas en las provincias en la previa…

Pueden generar un clima negativo y la clave será nacionalizar la campaña.

 

¿Lo están midiendo a Axel Kicillof en la provincia?

No, pero creo que es favorito para ser el candidato kirchnerista. Es el más instalado. Verónica Magario y Fernando Espinoza son poco conocidos y Martín Insaurralde ya pasó su momento.

 

¿Y en la Ciudad?

Horacio Rodríguez Larreta, en principio, tiene una elección más encaminada y allanada que Macri, aunque faltan algunos elementos. Hay que ver qué hace Lousteau, pero tampoco pasa por un gran momento con el electorado porque no se sabe bien si es opositor, oficialista o un híbrido.

 

Por último, ¿Cambiemos debería tener internas para la presidencial?

A Carlos Menem nadie le disputó el poder en 1995 y a Cristina, en 2007, tampoco. Sería una señal de debilidad que alguien le dispute el poder en el seno de la coalición. No creo que lleguen hasta esa instancia.

 

Te puede interesar

Dejá un comentario

Espacio patrocinado