Kleiman: “Una candidatura de Lavagna no neutraliza la polarización”

15 de marzo, 2019

Celia Kleiman

Entrevista a Celia Kleiman CK Consultores/PollData Por Néstor Leone

 

“Tiene una imagen consolidada como técnico, como economista. Lo que la gente requiere de un presidente es capacidad de gestión en el amplio sentido del término. Es cierto que hoy la variable más sensible es la economía, pero no sabemos si se podrá convertir en un estadista. Habrá que ver cómo funciona eso en la cabeza de la gente”, sostiene la socióloga Celia Kleiman sobre la posible candidatura de Roberto Lavagna.

 

En una entrevista con El Economista, la directora de CK Consultores/PollData, además, analiza las chances de los distintos espacios y considera a la incertidumbre como la variable de más peso en los análisis. “Los datos hoy muestran un escenario absolutamente incierto. El que diga otra cosa resulta poco serio”, sostiene.

 

No está definido el escenario electoral, pero ya se juega como si lo estuviese. ¿Cuánto modifica el mapa una posible postulación de Roberto Lavagna?

Hay un segmento impreciso de electores (del 25 al 35%, según las encuestas) que no logra definirse por ninguno de los candidatos potenciales. Ni por Cristina Kirchner, ni por el presidente Mauricio Macri. Ni por Sergio Massa, eventualmente. O por Juan Manuel Urtubey. Habrá que empezarlo a medir seriamente cuando esté en campaña, cuando decida instalarse como candidato. Lavagna puede atraer una parte de ese porcentaje. Pero no asegura que no se superponga con los que ya optaban por Massa, de los que optaban por Macri e, incluso, de los que optaban por Cristina. Puede traccionar de los distintos segmentos, pero no polariza con ninguno. Salta la polarización. Las últimas mediciones no le dan más que un 12 o 13%. No más. En ese sentido, los números que hace Alternativa Federal, sumando a Massa, a Urtubey y a Lavagna, no me parece que sean creíbles. Porque no son votos que se puedan sumar.

 

Es un espacio muy heterogéneo.

Claro. Hay que ver qué sucede luego, si hay primarias entre ellos, o si Lavagna va por una coalición de partidos. Para medirlo hay que tener claridad también de cuál es el sello por el que se va a presentar. Si se presenta por Alternativa Federal es una cosa. Si se presenta por un frente progresista amplio, es otra. No necesariamente es lo mismo.

 

Lavagna puede atraer una parte de los indecisos. Pero no asegura que no se superponga con los que ya optaban por Massa.

 

¿Qué representa Lavagna hoy?

Lavagna tiene una imagen, dentro del mundo simbólico, de alguien que pudo arreglar la economía en su momento. O, por lo menos, tornarla un poco mejor.

 

Su candidatura, ¿disminuiría la polarización que parece existir entre Cambiemos y el kirchnerismo?

Si es así, ¿a qué sector perjudicaría, o a cuál le quitaría más potenciales votantes? El núcleo duro de Cristina muy difícilmente vote a Lavagna si ella es candidata. El núcleo duro de Cambiemos va a votar a Macri, a pesar de que la economía esté cada vez peor. Captaría algunos desencantados de Cambiemos y algunos que eventualmente votarían a Cristina pero con dudas. Además, Lavagna tiene una imagen consolidada como técnico, como economista. Lo que la gente requiere de un presidente es capacidad de gestión en el amplio sentido del término. Es cierto que hoy la variable más sensible es la economía, pero no sabemos si se podrá convertir en un estadista. Habrá que ver cómo funciona eso en la cabeza de la gente.

 

Si su candidatura disminuye la polarización, ¿puede favorecer una resolución en primera vuelta, a favor de una de las fuerzas en disputa?

No. Lavagna no neutraliza la polarización. Hay dos núcleos muy fuertes. No pudo terciar Massa, no creo que pueda Lavagna. Con la foto de hoy creo que esto no se resuelve en primera vuelta. Tampoco veo el escenario que plantea hoy Massa, que dice que no lee encuestas pero asegura que Macri va a terminar tercero. Nada de eso se observa hoy.

 

¿Ve posible una gran primaria opositora que también incluya al kirchnerismo?

Sería un milagro, porque hay posiciones encontradas muy fuertes y grandes egos. En estos días me pregunto si Alternativa Federal no corre el riesgo de implosionar, porque entre Lavagna que no quiere entrar en una interna y Massa y Urtubey que quieren ser candidatos… Es difícil saber qué puede pasar con ese espacio. Si no sabemos eso, resulta más difícil saber si va a haber una interna amplia.

 

Más allá de los núcleos duros, habrá que ver qué define a los núcleos lábiles, a los que votan distinto en cada elección.

 

La mayoría de los gobernadores desdobló sus elecciones provinciales y es posible que se dé una serie de reelecciones. ¿Qué rol cree que pueden jugar?

Más allá de que se aseguren sus territorios, que no tengan que apelar al corte de boleta y que quieran alambrarlo, los gobernadores siempre juegan. Es posible que hagan trabajo territorial, subte rráneamente, a partir de sus intereses. Habrá que ver qué acuerdos establecen más allá de los que tengan hoy. Sobre todo, cuando sepan quiénes serán los que participen de ese posible balotaje.

 

La crisis económica parece no tener resolución cercana y algunos sostienen que tiende a agravarse, pero las encuestas siguen mostrando posibilidades concretas de reelección para el Gobierno. ¿Cómo cree que encarará la campaña?

No veo que la foto hoy sea de reelección de Macri. Por lo menos, no lo muestran los datos que se manejan. Lo que en verdad muestran esos datos es un escenario absolutamente incierto. El que diga otra cosa es poco serio. Tampoco hay candidatos confirmados para saberlo. Existen dudas respecto de Lavagna, pero también de Cristina. Macri, hasta ahora, fue el más jugado: dijo “voy a ser candidato”. Pero también alrededor de Cambiemos se especula con un posible Plan B. En cuanto a la economía, al núcleo duro de Macri no le cambia demasiado su decisión, por su rechazo a Cristina y al peronismo. Pasa también con el núcleo duro de Cristina: no le entran las balas por las denuncias sobre corrupción. Ambos núcleos parecen blindados. Habrá que ver qué define a los núcleos lábiles, a aquellos que votan distinto en cada elección. Y eso sólo puede verse con los caballos en la pista.

 

Cambiemos como frente electoral, eficaz en 2015 y 2017, mostró sus tensiones entre el PRO y el radicalismo, pero también al interior del radicalismo, como sucede en Córdoba. ¿Cuánto puede influir esto en la marcha de la campaña?

Influye en las elecciones provinciales, no sé cuanto influirán en las nacionales. Hay un sector del radicalismo que pretende un frente progresista con el GEN, el Partido Socialista y Lavagna. Pero entiendo que es un sector minoritario dentro del partido. Los sectores que están más comprometidos con Cambiemos persistirán en ese esquema, sobre todo cuando pasen las elecciones en las provincias.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Espacio patrocinado