El miedo a que se vote

15 de marzo, 2019

política elecciones miedo al voto

Por Juan Radonjic 

 

Lograr acuerdos que evitan primarias o internas es visto como algo positivo aunque no necesariamente lo sea. Cuando se logran, se suele exaltar la capacidad negociadora de algunos dirigentes, la “muñeca política” de otros y la buena actitud de aquellos aspirantes a candidatos que postergan sus ambiciones. Pero no hay elogios para la participación ciudadana en la selección de candidatos porque queda excluida y se la reemplaza por negociaciones entre dirigentes.

 

Quienes impulsan acuerdos parecen creer que los costos de una confrontación interna son demasiado elevados. Pero que el pueblo no se exprese mediante su voto no debería ser motivo de festejo.

 

Es comprensible que los oficialismos busquen evitar las primarias o internas porque los adversarios de los que están gobernando cuestionarían fuertemente su gestión. Pero no se entiende la vocación por evitarlas cuando no se gobierna el país (como le pasa al peronismo) o determinada provincia (como le pasa en varias a Cambiemos).

 

Luego del fiasco de Córdoba, en Cambiemos empezaron a mirar con más atención la situación de Tucumán por ser una de las pocas provincias en la cual los candidatos no estaban definidos y había cuatro anotados en la carrera. En ese contexto, la Casa Rosada forzó un acuerdo y consagró a la senadora Elías como única candidata del oficialismo nacional y lo mismo hizo con Julio Martínez en La Rioja. ¿Pero por qué no obtuvieron esas candidaturas compitiendo en primarias en lugar de en la Casa Rosada?

 

En Córdoba también se evitó la interna. El argumento fue que no estaban dadas las condiciones ni había recursos suficientes para organizar un proceso electoral transparente en el que podían participar los afiliados a los partidos que integran Cambiemos e independientes. Pero ¿porqué al menos los radicales no hicieron una interna entre sus afiliados para elegir a su candidato a gobernador?

 

En el peronismo o en Unión Ciudadana también se busca evitar las primarias o internas y se exaltan los acuerdos logrados en las provincias entre dirigentes.

 

A su vez, una de las personas de las que más se habla en estos días, Roberto Lavagna, sostiene que no competirá en una primaria y su candidatura sólo sería factible si surge de un acuerdo entre referentes de varios sectores políticos.

 

En el plano nacional sólo Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey siguen hablando de competir en las PASO para determinar al candidato del peronismo federal. Ya veremos si se concreta.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Espacio patrocinado