Con escenario polarizado, Neuquén define la primera gobernación

8 de marzo, 2019

 

La provincia de Neuquén se prepara para ser el escenario de la primera elección para gobernador de 2019. El próximo domingo se resolverá la suerte del distrito que tiene el principal activo energético del país, Vaca Muerta, y en donde el Gobierno deposita buena parte de sus expectativas en materia de exportaciones.

 

El Movimiento Popular Neuquino, que administra el territorio patagónico desde hace casi seis décadas, intentará que el actual gobernador, Omar Gutiérrez, sea reelecto por un nuevo período. Tal como contó este diario, en Casa Rosada no miran con desagrado dicha posibilidad, sobretodo cuando los últimos sondeos ubican al intendente de Cutral-Có y candidato del kirchnerismo, Ramón Rioseco, creciendo en intención de voto.

 

 

Según pudo averiguar El Economista, en el peronismo neuquino se ilusionan ante el daño que la candidatura del exgobernador Jorge Sobisch le pueda hacer al oficialismo, ya que compiten por el mismo electorado y dichos votos son claves para ubicar al candidato de Cristina Kirchner en las puertas de un triunfo.

 

En las últimas horas, Sobisch, quien competirá con el apoyo de la Democracia Cristiana, afirmó que desde el Gobierno se pusieron en comunicación con él. “Me ofrecieron una embajada para que me bajara”, relató.

 

En el entorno de Rioseco creen que el exmandatario podría obtener entre 5 y 7 puntos, lo que alcanzaría para poner al peronismo muy competitivo. “Vamos a tener que fiscalizar bien en los parajes donde no se vota con voto electrónico. Ahí el MPN nos puede sacar ventaja”, confesó una voz del entorno de Rioseco ante El Economista.

 

Por otra parte, el candidato de Cambiemos, Pechi Quiroga, aparecería en un lejano tercer lugar, algo que, en una elección sin balotaje, podría traducirse en polarización. Ambos datos, los votos que saque el candidato oficialista y la tendencia del electorado a polarizarse, tendrán una lectura política nacional.

 

Si bien Quiroga fue recibido por Mauricio Macri durante sus vacaciones de verano, el Gobierno no parecería haberse involucrado de manera decidida en la campaña. El miércoles, el intendente de la ciudad capital recibió a un nutrido grupo de dirigentes radicales entre los que no se encontraba ningún miembro del Gabinete, ni del PRO. Allí estuvieron Martín Lousteau, Alfonso Prat Gay y el vencedor de la interna pampeana, Daniel Kroneberger, apuntalando la candidatura cambiemita, entre otros.

 

Si bien, a lo largo de su gestión, Gutiérrez ha mostrado buena sintonía con la Casa Rosada, desde el MPN han intentando provincializar la elección. “Es un atropello a los derechos cívicos que venga alguien de afuera que no puede votar, que no puede elegir y que no puede ser elegido, a decirnos a quién tenemos que votar nosotros”, sostuvieron en relación al apoyo que dirigentes nacionales han expresado a las candidaturas opositoras.

 

En esa misma línea remarcó que “ahora es momento de elegir el proyecto con el cual queremos construir el destino de la patria chica, de la provincia de Neuquén”.

 

Por su parte, en su cierre de campaña, Rioseco sostuvo que “el triunfo del domingo no sólo significará ponerle fin a 60 años de gobierno del MPN, cuyo ciclo está completamente agotado, sino que tendrá una fuerte repercusión nacional, porque será el punto de partida del cambio que la inmensa mayoría de los argentinos”.

 

 

 

Te puede interesar

Dejá un comentario

Espacio patrocinado