Los mercados miran a Washington y a Pekín

12 de febrero, 2019

Casa Blanca

 

Esta semana, hay dos negociaciones que concentran la atención. La primera de ellas es la que se lleva adelante en Washington entre la Casa Blanca y el Congreso para evitar un nuevo cierre parcial del Gobierno. Muchos economistas ya advirtieron que tendrá consecuencias muy negativas sobre la marcha de la economía.

 

Lego de un fin de semana en el cual las conversaciones parecieron estancarse, el lunes se retomaron y renacieron las posibilidades de llegar a algún tipo de acuerdo antes del viernes. El monto que se discute para la seguridad fronteriza está muy lejos de los US$ 5.700 millones que Donald Trump quería destinar a la construcción del muro. Ahora se están manejando cifras que no superan los US$ 2.000 millones.

 

De todas maneras, Trump se reserva la carta de declarar la emergencia nacional y así poder redireccionar partidas para construir el muro. Claro que sería muy cuestionable recurrir a ese instrumento excepcional para atender a esta situación.

 

La otra negociación clave para la economía mundial es la que se está desarrollando en Pekín entre funcionarios de China y Estados Unidos para dejar atrás los conflictos comerciales que enfrentan a ambos países. El devenir de esas negociaciones le ha marcado el ritmo a los mercados en los últimos meses. Hasta la semana pasada se especulaba con un encuentro entre los presidentes Xi y Trump a fin de mes, pero por ahora está desechado. Por lo tanto, antes del 1º de marzo, que es cuando vence la tregua acordada en Buenos Aires, deberá firmarse un acuerdo, lo que parece casi imposible teniendo en cuenta la gran cantidad de temas en discusión. Que se establezca un nuevo plazo es lo más probable. De lo contario comenzarían a regir los nuevos aranceles que establecieron ambos países y no hay margen, dada la desaceleración de la economía global, para avanzar en esa dirección y agravar el conflicto.

 

En los mercados se mira con atención todos estos movimientos. Ayer fue un día calmo en Wall Street pero el dólar registró su octavo día consecutivo de alza con lo cual recuperó todo lo que había retrocedido durante 2019. A pesar de la decisión de la Reserva Federal de no subir por ahora la tasa de interés, el dólar se siguió fortaleciendo ante un escenario internacional con incertidumbres y por la desaceleración del crecimiento en China y Europa.

Te puede interesar

Dejá un comentario