La inflación de 2019 está atada a la marcha del dólar

5 de febrero, 2019

Por la suba del dólar, aumenta la competitividad

 

La inflación comenzó enero con firmeza y las estimaciones privadas oscilan entre 2,4% y 2,8%. El Economista dialogó con diversos expertos para conocer sus estimaciones para el resto del 2019.

 

“Vemos una inflación que seguirá alta durante el primer trimestre, con un promedio de 3% mensual, principalmente explicada por la concentración de aumentos de regulados. Asimismo, esperamos una tendencia decreciente durante 2019 en los registros mensuales. Así, para el último trimestre esperamos la mitad de inflación que la que posiblemente veamos en el primero”, dice Guido Lorenzo desde LCG. Según sus números, los precios subirán 10,2% en el primer trimestre; 8,3% en el segundo; 5,4% en el tercero y 4,8% en el último cuarto. “Todo esto atado a un escenario de estabilidad cambiaria”, dice, y aclara: “Esa será la principal fuente de presión sobre los precios (porque) la actividad no generará inflación ‘de demanda’”.

 

“A la hora de realizar una proyección de inflación estimamos un modelo estadístico que divide la formación de precios en cuatro factores: precios internacionales; tipo de cambio; salarios, bienes y servicios regulados y márgenes empresariales (es decir, cuán capaces son las empresas de trasladar el aumento de costos a los precios finales, que es negativa cuando hay recesión)”, dice Bárbara Guerezta desde Arriazu Macroanalistas.

 

La inflación comenzó enero con firmeza y las estimaciones privadas oscilan entre 2,4% y 2,8%.

 

 

“A menos que ocurran eventos disruptivos, el mercado cambiario será un ancla para contener la inflación, lo que no significa que necesariamente se esté atrasando; el ajuste de tarifas y servicios públicos incluye todos los anuncios en torno a 30-50%; parte de la recuperación económica (que difícilmente consiga revertir toda la baja del año pasado) permitirá a empresas recomponer una porción pequeña de los márgenes perdidos el año pasado y, por último, los salarios tienen cierta perspectiva clara hasta mitad de año, por la reapertura de paritarias en los sindicatos más fuertes, y su evolución será clave para definir los precios en la segunda parte de 2019”, agrega. “En ese escenario, la inflación de 2019 podría ubicarse entre 25% y 30%”, dice y advierte, en línea con Lorenzo: “En caso de que ocurra un evento disruptivo que desate una nueva ola de desconfianza en la gente, estaríamos en un escenario diferente, con una tasa de inflación claramente superior, arrastrada por un círculo vicioso de competencia entre tipo de cambio, inflación y salarios”.

 

Desde Eco Go, Martín Vauthier dice: “En enero nuestro Relevamiento de Precios, que toma precios en el GBA, arrojó una suba de 2,8%, en tanto para febrero estimamos un número similar con un impacto relevante de los ajustes de los precios regulados”. En ese sentido, agrega Vauthier, “creemos que para el trimestre la inflación mensual se va a mantener en torno a 2,5%-3%, un piso todavía elevado explicado fundamentalmente por el impacto de los ajustes tarifarios”. Por último, concluye: “Para 2019, nuestra proyección se ubica en 32,2%, con un dólar aumentando 25%; salarios, 35% y tarifas, 50%”.

 

 

 

Te puede interesar

Dejá un comentario