Fadeeac busca “aggiornar” convenio camionero

11 de febrero, 2019

 

La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) definió en su último diagnóstico del sector un panorama de crisis, con 62% de aumento de costos en los últimos doce meses. Para dar cuenta de la situación, la semana pasada difundió un comunicado en el que encendió las alertas. Entre las herramientas que propone la entidad empresaria aparecen cambios en el convenio colectivo que rige la actividad de los choferes de camiones. La mención de esa posibilidad generó una dura advertencia de Pablo Moyano, secretario adjunto de la Federación Nacional de Camioneros, que dirige su padre.

 

En diálogo con El Economista, el presidente de Fadeeac, Mario Eliceche, subrayó que la entidad busca avanzar en modificaciones en el convenio de trabajo 40-89. “No queremos cambiar nada, pero sí aggiornar a la realidad que nos toca vivir. De pronto, un transportista tiene trabajo seis meses al año en la época de cosecha, en el norte, y después tiene el camión parado seis meses. Si toma un chofer con un contrato a tres meses, cuando los pasa, ese chofer está fijo. Al indemnizarlo al terminar el trabajo, porque el camión va a estar parado seis meses, pierde lo que hizo solo en indemnizar al chofer. No resiste. Tenemos que buscar por sector y por región, y aggiornar el convenio para que nos sirva a todos. Nos tiene que servir a todos, trabajadores y transportistas”, afirmó.

 

“No queremos cambiar nada, pero sí aggiornar a la realidad que nos toca vivir”, dice Eliceche

 

Eliceche pidió trabajar con el gremio para definir “cómo cubrir ese tipo de falencias que no contempla el convenio colectivo”. Ejemplificó su postura con normativas que rigen la actividad de la construcción, que “tiene un fondo de desempleo”. Entonces, “si tomás una obra dentro de diez meses, volvés a tomar al empleado”. El titular de la entidad de autotransporte de cargas concluyó: “Sentados a una mesa y charlando, tenemos que encontrar una solución”.

 

Las intenciones de Fadeeac de poner en debate algunos aspectos del convenio generaron la reacción de Pablo Moyano. Hace dos semanas, emitió un comunicado crítico para oponerse a cualquier posibilidad de cambiar normas del convenio colectivo. En ese texto, el gremio de los Moyano informó que la comisión de Fadeeac se había presentado en la sede sindical para pedir “discutir el convenio colectivo de trabajo 40/89” y que esos cambios “afectarían fuertemente el poder adquisitivo y los derechos de los trabajadores”. En el comunicado, se calificó de “disparatado” el pedido de la cámara empresarial.

 

Ayer, Pablo Moyano reiteró esa postura, pero en términos más duros: “No entregaremos un solo derecho adquirido. Si se atreven a tocar alguna conquista, se arrepentirán y nos verán en la calle con toda la fuerza de los trabajadores, dispuestos a pelear”. El gremio recomendó a Fadeeac que “pida al Gobierno que le baje el precio excesivo del combustible, el peaje y el seguro”.

 

“Si se atreven a tocar alguna conquista, se arrepentirán y nos verán en la calle con toda la fuerza de los trabajadores”, contestó Moyano

 

No obstante la dura réplica del secretario adjunto de los camioneros, Eliceche confió en llegar a un entendimiento con el sindicato y mencionó que la entidad empresaria tiene un buen vínculo con Hugo Moyano. “Charlando se entiende. Tenemos muy buen trato con Hugo Moyano. Entiendo que nadie quiere aflojar nada pero, cuando la situación lo amerita y no tenés más a qué echar mano, o morís con las botas puestas, o tenés el nivel de inteligencia suficiente para acomodarte y salir de la crisis. Después, cuando haya para repartir, habrá para todos. Pero cuando no hay para repartir, no hay para nadie”, dijo a El Economista.

 

“Con el gremio estamos trabajando, tratando de ver cómo pasar esta situación tan apremiante y poder sobrevivir a esta crisis para salir medianamente bien parados hasta que, de acá a mitad de año, quizás empiece a darse vuelta esto, surja más trabajo y se tranquilice el nivel inflacionario”, agregó el titular de Fadeeac.

 

La modificación de convenios colectivos por sector es una estrategia que ha utilizado el Gobierno. La ha aplicado en Vaca Muerta, en negociaciones con el gremio de lo petroleros. El fracaso del objetivo oficial de lograr una reforma laboral en el Congreso tuvo a los Moyano como actores principales. Ahora, el gremio de camioneros, que la familia de Hugo y Pablo Moyano domina, está en el centro de una polémica alrededor de las condiciones laborales que recién comienza.

 

Números en rojo

 

La federación que agrupa a los empresarios del autotransporte de cargas enumeró en un comunicado la serie de alzas que complican la actividad. A criterio de su presidente, el “80% del sector está trabajando por debajo del nivel de rentabilidad, se está comiendo el capital”.

 

Según Fadeeac, los gastos aumentaron 62% el último año y 3% en enero. En su comunicado, la entidad consignó que en el primer mes de este año hubo un aumento de patentes del 49,5%; que el costo financiero subió 35,1%; los peajes, 12,6% y el ítem “personal” registró un incremento de 3,41%. Para la entidad, está “en riesgo el desarrollo y la competitividad del sector”.

 

La federación de autotransportistas de carga explicó, en su comunicado, que “en una economía que no disimula un estado de estanflación, continúa, de manera muy significativa, el aumento de costos” y que “el sector opera en un contexto económico abiertamente recesivo y con fuertes caídas en los volúmenes transportados en el consumo masivo, la industria y la construcción”.

 

Eliceche puntualizó sobre algunos incrementos en su diálogo con este diario. Subrayó las principales complicaciones para los empresarios del sector: “La inflación en nuestros costos, que superó en un 13% a la del IPC el año pasado; la alta carga tributaria; el alto costo en cargas sociales de los empleados, que es muy elevado para la media de Latinoamérica, y el 77% de aumento de combustible en 2018, que llega a 100% desde que liberaron la formación de precios”.

 

Fadeeac está envuelta en un clima de tensión y conflicto con el gremio de los camioneros, y en la relación de la entidad empresarial con el Gobierno también hay tela para cortar. Eliceche afirmó a El Economista que no tienen cómo cumplir la exigencia oficial de bajar los costos de logística. “Estamos trabajando con el Gobierno. Creo que hay buenas intenciones, pero pocas soluciones. El Gobierno está complicado desde el punto de vista fiscal, con pocos recursos. Las respuestas que necesitamos nosotros son muy puntuales y no las tenemos. Ellos quieren bajar el costo logístico, pero nosotros no tenemos dónde ni cómo”, aseguró.

 

Te puede interesar

Dejá un comentario