Denuncia del CEO de Amazon salpica a Trump y sacude EE.UU.

8 de febrero, 2019

Amazon CEO Jeff Bezos

El director ejecutivo y fundador de Amazon, Jeff Bezos, acusó de “extorsión y chantaje” al editor del diario National Enquirer, amigo del presidente Donald Trump. Según dijo el empresario, recibió amenazas por investigar cómo obtuvo el periódico sus mensajes de texto privados con una amante.

 

Bezos, el hombre más rico del mundo, es también dueño del diario The Washington Post, al que Trump critica frecuentemente como parte de su cruzada contra los medios que califica como “enemigos del pueblo”.

 

El conflicto viene incrementándose entre Trump y el periódico de Bezos, que hizo una de las coberturas más extensas del asesinato del año pasado del periodista disidente saudita Jamal Khashoggi, un colaborador del The Washington Post. Sobre ese tema, Trump se negó a criticar al príncipe heredero saudita Mohamed bin Salman, acusado del asesinato.

 

El mes pasado, Trump atacó por Twitter a Bezos (a quien se refirió como Bozo), aludiendo a la revelación de National Enquirer de que el millonario tenía una relación extramatrimonial: “Qué pena oír las noticias de que Jeff Bozo ha sido derribado por un competidor cuya información, entiendo, es mucho más precisa que la información de su diario lobista, el Amazon Washington Post”, escribió.

 

El National Enquirer accedió a mensajes de texto privados y publicó el mes pasado que Bezos tenía una relación con la ex presentadora de TV y periodista Lauren Sánchez, una revelación que llevó al divorcio del empresario.

 

Anoche, Bezos, denunció que la empresa dueña del periódico, American Media Inc (AMI), lo había amenazado con publicar fotos íntimas que le envió a su amante. Expresó que las amenazas de la empresa dirigida por David Pecker, buscan detener a un equipo de investigadores que contrató para investigar  la metodología y los motivos de la filtración de sus mensajes. Según Bezos, el Enquirer exigió que él y su consultor de seguridad Gavin de Becker, quien lidera la investigación, dijeran públicamente que no tenían “ningún conocimiento o fundamento para creer que la cobertura de AMI tuvo motivaciones políticas o se vio influenciada por fuerzas políticas”, tal como informó CNN.

 

 

En un comunicado difundido hoy, AMI dijo que había actuado “legalmente” y que estaba en “negociaciones de buena fe” con Bezos. Pero agregó que su junta de directores se reunió hoy y acordó que se deberían investigar las denuncias de Bezos “pronta y completamente” y que se tomarían “las medidas apropiadas que sean necesarias” una vez concluida la investigación.

 

De Becker dijo en una reciente entrevista con Daily Beast que “fuertes evidencias apuntan a motivaciones políticas” detrás de la cobertura y que sospechaban del hermano de la amante, Michael Sánchez, un partidario de Trump con contactos en su círculo íntimo que podría haber entregado las imágenes al Enquirer.

 

En su denuncia, el CEO recordó colaboraciones previas de AMI y Pecker con Trump, incluyendo pagos hechos para censurar o demorar noticias negativas, algo que suscitó una investigación de la Justicia federal. Uno de esos casos es el de una modelo que dice haber mantenido una relación con Trump. El supuesto pago secreto a cambio de su silencio, así como otro similar a una segunda mujer, fue hecho poco antes de las elecciones presidenciales que Trump ganó en 2016.

 

Además, el Presidente norteamericano está sospechado de haber violado las reglas financieras de la campaña con sus desembolsos, porque fueron hechos a los efectos de influenciar en el resultado de la votación y por lo tanto deberían haber sido notificados.

 

En una acuerdo con fiscales alcanzado el año pasado, AMI aceptó cooperar en las investigaciones, y admitió que antes de la elección le pagó US$ 150.000 a la ex modelo, llamada Karen McDougal, para que callara sobre su relación con Trump. A cambio, los fiscales no presentaron cargos.

 

“Mi propiedad del Washington Post me es problemática. Es inevitable que ciertas personas poderosas que experimentan las coberturas del Washington Post concluyan de manera equivocada que soy su enemigo”, escribió Bezos en el blog. “El presidente Trump es una de esas personas, lo cual es obvio por sus muchos tuits. La cobertura esencial e inexorable del Post del asesinato de su columnista Jamal Khashoggi sin duda es impopular en ciertos círculos”, agregó.

 

Te puede interesar

Dejá un comentario