AOC, una influencer en el poder de Washington

12 de febrero, 2019

Ocasio-Cortez

 

Por Julián Doyle 

 

“Su aspiración es ser la Presidenta”, dijo Blanca Ocasio-Cortez, exsecretaria de una escuela en Florida, de 55 años, en la casa de la infancia en el Bronx de la por entonces candidata a las primarias demócratas. “Ella ha estado pensando en política desde que era una adolescente, leía libros históricos y políticos antiguos y nuevos, se apasionaba en discusiones políticas “. Pasó varios días haciendo campaña con su hija y tras la victoria de Alexandria sobre el congresista Joe Crowley, dijo que fue como “luchar contra Goliat”.

 

Con 29 años, Alexandria Ocasio-Cortez (o AOC) fue organizadora de la campaña presidencial de Bernie Sanders, después de graduarse en la Universidad de Boston, se mudó de regreso a su casa en el Bronx, y trabajaba varias horas como camarera en bares de Manhattan para ayudar a su familia después de la muerte prematura de su padre. En cuestión de meses, logró perforar el ciclo de noticias políticas dominadas por Donald Trump con una atracción gravitacional por fuera de los medios de comunicación tradicionales. El desafío extremadamente difícil de ser más periodístico que Trump, con sus expresiones provocativas por defecto cada día, en las que parecería que todos terminan jugando su juego.

 

El hecho innegable es que Ocasio-Cortez se ha perfilado como una estrella de rock de la izquierda política norteamericana desde que logró sus victorias primero ante Crowley y luego frente a Anthony Pappas, con una extraña habilidad para captar la atención de sus seguidores y sobre todo, de sus haters dentro y fuera del Partido Demócrata. Se han obsesionado con su ropa, su loft, sus posiciones políticas y la tendencia a hablar de moda. Este TOC de atacar a Ocasio-Cortez la mantiene en las noticias las 24 horas del día, los 7 días de la semana y solo la hace más fuerte. El mismo TOC llevó a los liberales a hablar todo el tiempo de Trump.

 

La oportunidad

 

La elegida “Persona del Año en Internet 2018”, horas después de ganar en las primarias, no tenía ni un perfil en Wikipedia. Si en 2016 los políticos hablaban a través de la ira en los tuits, 2018 fue el año en que el activismo de base podía desarrollarse mientras uno cocinaba en Instagram Live, llegando a viralizar una historia sobre pasantes demócratas no pagados, abriendo un nuevo camino en la comunicación política.

 

Desde entonces, apareció en la portada de Vanity Fair, fue entrevistada en Rolling Stone, Interview y Jacobin , y fue atacada en sitios de extrema derecha como National Review y Breitbart. Recientemente, Netflix pagó US$ 10 millones por el documental sobre la campaña de la congresista.

 

Lo que sorprende del estilo de Ocasio-Cortez es lo digital que parece. La imagen pública de esa mujer latina de clase trabajadora contrasta con la de Trump y gran parte de su gabinete. Y si Trump llegó a la fama con sus innovadores y emotivos usos de Twitter (según cuenta el periodista Bob Woodward en su libro “Miedo: Trump en la Casa Blanca”, el actual presidente se hacía imprimir los tuits más exitosos), AOC está ampliando los límites de como un futuro funcionario electo puede usar Instagram tanto en el escenario nacional como en el local. En uno de los videos, entre emojis y mientras cortaba verduras, respondió a las múltiples preguntas de sus seguidores sobre temas como el movimiento #MeToo, cómo funcionan las redes, postularse para un cargo como latina y demás. Una parte del video utilizó el filtro de VCR, que creó una imagen granulada junto con un código de tiempo, y luego publicó los resultados de su comida junto con una receta en su cuenta de Pinterest.

 

Hágalo usted mismo

 

Como miembro de los Socialistas Demócratas de América, Ocasio-Cortez obtuvo el respaldo de grupos liberales como MoveOn, Democracy for America y People for Bernie. Pero ganó a pesar del partido y de los grandes donantes, y no por ellos: el 67% del millón de dólares de su campaña provino de donaciones individuales de menos de US$ 200. No hay un grupo de donantes clave detrás de ella. “Logró transcender desde un distrito muy local y llegar al Congreso. Al venir de afuera, le da otra impronta y está cambiando las ideas y status quo dentro de Washington tanto para los Republicanos como a los demócratas con cuestiones éticas y desenmascarando la red de influencias y lobby”, señala el economista Agustín Indaco de la City University de Nueva York.

 

De esta forma, sin tantas ataduras de grupos financieros detrás puede decir que el coche eléctrico debe de ser el futuro inmediato, exige una asistencia médica universal o educación pública de calidad inspirados en modelos europeos del bienestar como Finlandia o Suecia. O, la última apuesta, que sería el tope de los impuestos del 70% sobre todos los ingresos superiores a US$ 10 millones.

 

Alexandria Ocasio-Cortez

Alexandria Ocasio-Cortez (AOC) se perfiló como una estrella de rock de la izquierda política norteamericana desde que logró sus victorias, con una extraña habilidad para captar la atención de sus seguidores y, sobre todo, sus “haters” dentro y fuera del Partido Demócrata.

 

¿2024?

 

El Artículo II, Sección 1, de la Constitución de Estados Unidos dice que para ser presidente, hay que tener al menos 35 años, para ser senador 30 y para ser representante podés ser tan joven como 25. La Corte Suprema, mientras tanto, no tiene mínimos ni máximos de edad.

 

Ocasio-Cortez tiene 29 años. Eso significa que el nuevo miembro de la Cámara del Distrito 14 del Congreso de Nueva York tiene una prohibición constitucional de postularse para el cargo de presidente hasta 2024. El requisito de edad presidencial puede sonar un tanto arbitrario: mirando hacia atrás, doce de los delegados en la Convención de la Constitución tenían menos de 35 años, mientras que Thomas Jefferson tenía 33 años cuando redactó la Declaración de Independencia en 1776.

 

AOC tiene todo el potencial para que su reality show pueda llegar tan lejos como el de Trump, pero la ruta a la Casa Blanca es más larga de lo que parece y ofrece demasiados espejismos en el medio de la nada.

 

Te puede interesar

Dejá un comentario